Estudio afirma que comer verduras reduce las tasas de mortalidad de COVID-19

Alimentación Estudios Investigaciones Noticias

Por Sally Robertson, B.Sc. – Un estudio preliminar realizado por investigadores en Europa afirma que las tasas de mortalidad por enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) pueden ser más bajas en países donde las personas consumen grandes cantidades de repollo y pepino.

Los hallazgos respaldan otros dos estudios publicados a principios de este año que fueron dirigidos por el mismo investigador principal, Jean Bousquet, de Charité, Universitätsmedizin Berlin.

El primer estudio informó que las tasas de mortalidad de COVID – 19 parecían ser bajas en países con alto consumo de alimentos fermentados tradicionales . Al mismo tiempo, el segundo redujo el tipo de alimento beneficioso a vegetales fermentados.

Los autores propusieron que este efecto protector puede estar asociado con la actividad antioxidante de los alimentos que actúan sobre la resistencia a la insulina, ya que se ha demostrado que muchos vegetales tienen efectos antioxidantes contra la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Para el estudio actual, el equipo planteó la hipótesis de que un alto consumo de vegetales Brassica ricos en antioxidantes como el brócoli, la coliflor y el repollo (col blanca, roja y col rizada) podría estar asociado con la baja mortalidad de COVID-19 observada en algunos países .

“Ahora, Bousquet y sus colegas dicen que “la asociación ecológica negativa entre la mortalidad por COVID-19 y el consumo de repollo y pepino respalda la hipótesis a priori reportada previamente”.

El equipo recomienda probar la hipótesis aún más mediante la realización de estudios individuales en países donde es típico un alto consumo de vegetales.

Una versión preimpresa del documento está disponible en el servidor medRxiv * . Un documento preimpreso es un informe preliminar que aún no ha sido evaluado por la comunidad científica. Esto significa que la información presentada puede ser errónea y no debe considerarse como información concluyente o establecida. Será interesante ver si este documento pasa el proceso de revisión por pares y se publica.

Estudio: Asociación entre el consumo de verduras y la mortalidad por COVID-19 a nivel de país en Europa . Crédito de imagen: Stockcreations / Shutterstock

Sorprendente variación geográfica en la mortalidad por COVID-19

Desde que comenzó el brote de COVID-19 en Wuhan, China, a fines del año pasado, un hallazgo sorprendente ha sido la tasa de mortalidad altamente variable entre y dentro de los países, dicen Bousquet y su equipo.

Aunque pueden estar involucrados muchos factores, la dieta es un factor potencialmente relevante que se ha pasado por alto en gran medida, agregan.

A principios de este año, un estudio dirigido por Bousquet mostró que algunos países con bajas tasas de mortalidad por COVID parecían tener dietas ricas en alimentos fermentados tradicionales, y el equipo propuso que esto se debía a los efectos antioxidantes de los alimentos sobre la resistencia a la insulina.

En otro documento preimpreso publicado el 7 de julio, Bousquet y sus colegas describen un estudio sobre el consumo de vegetales fermentados, vegetales en escabeche / marinados, leche fermentada, yogurt y leche agria fermentada.

Ese estudio afirmó que de todos los alimentos incluidos, solo el consumo de vegetales fermentados tuvo un efecto significativo en la tasa de mortalidad de COVID-19 por país.

Investigando el efecto protector de las verduras Brassica

Ahora, para el estudio actual, los autores propusieron que “los vegetales como Brassica, con una actividad antioxidante que reduce la resistencia a la insulina, también pueden estar asociados con una baja mortalidad de COVID-19 en los países”.

Para investigar, el equipo utilizó datos extraídos de la Base de Datos Integral Europea de Consumo de Alimentos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para comparar el consumo de vegetales de Brassica, incluidos el brócoli, la coliflor, el repollo (col blanca, roja y de col rizada) y la brassica frondosa con el consumo de espinacas, pepino, calabacín, lechuga y tomate.

Los datos sobre la mortalidad de COVID-19 se descargaron del Centro de Recursos de Coronavirus Johns Hopkins, y la mortalidad por número de habitantes se utilizó para estimar las tasas de mortalidad. Los datos descargados de EuroStat se utilizaron para ajustar los posibles factores de confusión por país, incluido el producto interno bruto, la densidad de población, la proporción de personas mayores de 64 años, la tasa de desempleo y la prevalencia de obesidad.

El equipo informa que de todas las variables y factores de confusión considerados, solo el consumo de repollo y pepino tuvo un impacto significativo en la tasa de mortalidad de COVID-19 por país.

Por cada gramo por día de aumento en la cantidad de repollo consumido, el riesgo de morir por COVID-19 disminuyó en un 13.6%. Por cada gramo por día de aumento en la cantidad de pepino consumido, este riesgo de muerte se redujo en un 15,7%.

¿Qué mecanismos podrían subyacer al efecto protector?

Muchos compuestos naturales derivados de vegetales son potentes activadores de los factores de transcripción relacionados con los efectos antioxidantes como el Nrf2.

“Las verduras crucíferas como Brassicaceae contienen altas cantidades de sulforafano, un potente activador de Nfr2”, dicen Bousquet y colegas.

Aunque el pepino no pertenece a la familia Brassicaceae, es rico en un compuesto llamado Cucurbitacina B que ejerce efectos antiinflamatorios e hipoglucémicos a través de la activación de Nrf2, dice el equipo.

“Estos resultados y los del estudio reciente sobre alimentos fermentados sugieren un fuerte vínculo entre Nrf2 y la protección contra formas graves de COVID-19″, escriben los investigadores.

“Otra pieza de la hipótesis”

“Por lo tanto, aunque este estudio solo es indicativo del papel de la dieta en COVID-19, es otra parte de la hipótesis que propone que algunos vegetales con propiedades antioxidantes pueden estar involucrados en la prevención de COVID-19 grave a nivel de país”. “, Escribe el equipo.

Los investigadores reconocen que, dado que el estudio se restringió a los condados europeos, los hallazgos no pueden extrapolarse a otras regiones.

“La hipótesis debe ser probada en estudios individuales realizados en países donde el consumo de verduras es común”, concluyen.

*Noticia importante

medRxiv publica informes científicos preliminares que no son revisados ​​por pares y, por lo tanto, no deben considerarse como concluyentes, orientar la práctica clínica / comportamiento relacionado con la salud, o tratarse como información establecida.

Referencia del diario:

Bousquet J, y col. Asociación entre el consumo de verduras y la mortalidad por COVID-19 a nivel de país en Europa. medRxiv 2020. doi: https://doi.org/10.1101/2020.07.17.20155846.

Vía: News-medical


Comparte en.....