¿Sus hijos usan más los auriculares durante la pandemia? Aquí se explica cómo proteger sus oídos

Artículos

Artículo original de Theconversation, Foto de Ben Mullins en UnsplashDurante la pandemia de coronavirus, ¿han estado sus hijos usando auriculares más de lo habitual? ¿Tal vez para la educación remota, chats de video con parientes o para su música favorita y programas de Netflix?

Tenemos que tener cuidado con el volumen y la duración del uso de los auriculares. Escuchar en voz alta o por mucho tiempo puede causar daños permanentes a la audición. La buena noticia es que hay formas de prevenir daños a largo plazo con relativa facilidad.

La pérdida de audición en los niños puede estar aumentando

Nuestra audición debe protegerse durante toda la vida, porque el daño a la audición no puede revertirse. Es por eso que tenemos normas y pautas de exposición al ruido en el lugar de trabajo , que le dicen a los trabajadores cuándo usar protección como tapones para los oídos o protectores auditivos.

Desafortunadamente, la pérdida de audición en los niños puede estar aumentando. Un estudio del año pasado, en el que ambos estuvimos involucrados, revisó la audiencia de más de 3.3 millones de niños de 39 países en un período de 20 años.

Descubrimos que alrededor del 13% de los niños tenían una pérdida auditiva medible a los 18 años de edad que puede afectar su capacidad de descifrar sonidos importantes para comprender el habla. El estudio sugirió que la pérdida auditiva en los niños está aumentando, pero aún no sabemos por qué.

No muchos estudios han examinado si el uso de auriculares está directamente relacionado con la pérdida auditiva en niños. Pero en un estudio de niños holandeses de 9-11 años , donde el 14% tenía pérdida auditiva medible, alrededor del 40% informó que usaba dispositivos de música portátiles con auriculares. ¿Podrían estar contribuyendo los auriculares? Posiblemente, pero desafortunadamente no lo sabemos con certeza, y se necesitan más estudios.

¿Cómo sabemos si la audición de nuestros hijos está siendo afectada?

Por lo general, los adultos primero notan un problema auditivo al esforzarse por escuchar claramente los sonidos más agudos. Los sonidos pueden parecer amortiguados, o los oídos pueden sentirse “bloqueados”, o pueden notar un zumbido o silbido, llamado tinnitus.

A diferencia de los adultos, los niños no necesariamente sabrán cómo describir estos síntomas. En cambio, pueden usar términos que sí conocen, como un zumbido de abejas, un silbido o el viento que sopla. Los padres deben tratar cualquier síntoma del oído reportado como grave y hacer que se evalúe la audición de sus hijos. Es mejor visitar primero una clínica de audición y luego un médico de cabecera si es necesario, aunque esto dependerá de su ubicación.

El ruido excesivo daña la audición

Nuestro oído interno (cóclea) contiene pequeñas células ciliadas, que transforman los sonidos que escuchamos en señales eléctricas para nuestro cerebro. Estas células ciliadas están finamente afinadas y son responsables de diferentes tonos de sonido, como las teclas de un piano.

La exposición al ruido fuerte puede dañar estas células ciliadas y quizás el nervio que conecta la cóclea con el cerebro. La exposición repetida al ruido excesivo puede conducir a una pérdida auditiva permanente. Desafortunadamente, cuando alguien experimenta problemas de audición, ya se han producido daños irreversibles.

¿Qué debemos hacer para proteger la audición de los niños?

El riesgo de daño auditivo depende tanto del volumen como de la duración de la exposición al sonido. Limitar ambos ayuda a reducir el riesgo de daño auditivo.

Sonoridad limitante

Medimos el volumen del sonido en decibelios (dB). Pero es importante tener en cuenta que la escala de dB es logarítmica en lugar de lineal. Eso significa que un sonido de 110dB (similar a una motosierra) es en realidad mucho más del 10% más alto que un sonido de 100dB. Los padres pueden descargar aplicaciones gratuitas de medidores de sonido que ayudan a comprender el volumen de diferentes entornos y actividades.

Una tarea más difícil para los padres es controlar el volumen de los auriculares de sus hijos. Algunos auriculares pierden sonidos, mientras que otros aíslan el sonido en el oído. Por lo tanto, un niño que usa audífonos “con fugas” a un volumen seguro puede parecer que está escuchando sonidos que son demasiado altos, pero un niño con audífonos bien cerrados podría estar reproduciendo sonidos a niveles potencialmente dañinos sin que los padres lo noten.

Para comprender el uso específico de sus hijos, los padres pueden:

  • escuche los auriculares de sus hijos para comprender cómo se pueden volver los sonidos fuertes
  • verifique si los niños pueden escucharlo hablar a un volumen normal a un brazo de distancia , sobre los sonidos que suenan en los auriculares. Si pueden, es más probable que el uso de sus auriculares sea a un volumen seguro.

Hay auriculares diseñados para niños que limitan el volumen máximo, generalmente a 85dB. Si bien un límite es excelente, escuchar 85dB suena todo el día todos los días no está exento de riesgos.

Los auriculares con cancelación de ruido son otra opción, aunque cara. Al reducir la intrusión del ruido exterior, debería significar que los niños pueden mantener el volumen de los auriculares más bajo.

Administrar la duración

También debemos controlar cuánto tiempo estamos expuestos al sonido. La conversación diaria es de alrededor de 60dB, lo que no será un problema independientemente de la duración de la exposición. Sin embargo, las pautas dicen que podemos estar expuestos a un sonido de 85dB (como un camión de basura) por hasta 8 horas a la vez. Pero si el volumen del sonido aumenta en solo 3 decibelios a 88dB, la energía del sonido se duplica y el tiempo de exposición seguro se reduciría a solo 4 horas. Operar una motosierra a 110dB se limitaría a aproximadamente 1 minuto antes de que se produzca un daño.

La exposición al ruido es acumulativa. El ruido también puede provenir de otras fuentes en el entorno del niño. Considere las actividades de un niño durante todo el día. Los padres deben tratar de evitar ejercicios ruidosos consecutivos, como el uso de auriculares, la práctica de la música y luego los juguetes o juegos ruidosos. Teniendo en cuenta las “dosis” totales de sonido en el día significa que los padres deben programar algunos descansos para permitir que los oídos se recuperen.

¡Por supuesto, los padres deben practicar lo que predican! Es clave modelar el uso responsable de los auriculares y la conciencia del disfrute de poder escuchar bien hasta la edad adulta.

Vía: Theconversation – Foto de Ben Mullins en Unsplash


Comparte en.....