Tinnitus grave en mujeres aumentó riesgo de intento de suicidio en un 9%, según nuevo estudio

Artículos Estudios Investigaciones

JUEVES, 2 de mayo de 2019 (HealthDay News / Dr. Tango) – Imagine un zumbido en sus oídos tan intenso e implacable que se vuelva lo suficientemente desesperado como para intentar suicidarse.

Una investigación reciente demuestra que esa es una realidad para algunas, especialmente las mujeres, que sufren de tinnitus grave. La encuesta de 72,000 adultos suecos encontró que el 9% de las mujeres que sufrían de tinnitus severo habían intentado suicidarse , al igual que el 5,5% de los hombres.


Después de analizar los datos, los investigadores europeos descubrieron que la asociación entre el tinnitus y el riesgo de intento de suicidio solo era significativa para las mujeres.

“Es importante decir que un mayor riesgo de intentos de suicidio no significa un mayor riesgo de eventos suicidas”, dijo el investigador principal Christopher Cederroth, del laboratorio de audiología experimental del Instituto Karolinska en Estocolmo. Además, solo se observó una asociación y no un vínculo de causa y efecto.

Cederroth agregó que no está al tanto de ningún suicidio completo relacionado con el tinnitus. “Nuestros resultados reflejan más el impacto psicológico específico del sexo del tinnitus en lugar del riesgo de suicidio”, dijo. En el lado positivo, Cederroth dijo que el riesgo de suicidio no es significativo para las personas que han recibido tratamiento para su tinnitus.

“La atención médica de un especialista puede ayudar a disminuir la angustia relacionada con el tinnitus”, dijo. “Aunque actualmente no existen tratamientos para eliminar el tinnitus, consultar a un especialista puede ayudar a disminuir la angustia y disminuir el riesgo de intentos de suicidio”.

El Dr. Darius Kohan, director de otología / neurotología en el Hospital Lenox Hill y en el Manhattan Eye Ear and Throat Hospital de la ciudad de Nueva York, revisó el estudio. Dijo que aunque no se conoce la causa de la mayoría de los acúfenos, existen formas de ayudar a las personas a enfrentar la enfermedad.

“El tinnitus puede ser muy severo y debilitante”, dijo Kohan, señalando que es una condición muy común, que afecta a cerca del 20% de la población. No está seguro de por qué la asociación entre el tinnitus y el riesgo de suicidio parece más grave en las mujeres que en los hombres. Tal vez sea la forma en que se realizó el estudio, dijo.


“Es la vejez y la degeneración del suministro de sangre al oído interno, más la pérdida de audición a medida que las células nerviosas mueren”, dijo Kohan. Además del estrés , la cafeína y la aspirina pueden causar tinnitus, dijo.

El tratamiento generalmente implica ayudar a las personas a sobrellevar la enfermedad, dijo Kohan. Los tratamientos pueden incluir eliminar la cafeína y la aspirina, y también tomar suplementos como el ginkgo biloba o las vitaminas B.

Además, los pacientes pueden usar varios dispositivos para proporcionar un sonido de fondo para enmascarar el zumbido en sus oídos. Estos pueden incluir generadores de ruido blanco, un acondicionador de aire o incluso la televisión, dijo Kohan. Esto puede ser especialmente efectivo en la noche cuando el tinnitus puede ser peor.

Otros tratamientos que pueden funcionar son la acupuntura y la terapia cognitiva conductual, apuntó Kohan. A los pacientes se les puede enseñar a ignorar el sonido. Algunos pacientes también pueden necesitar antidepresivos o medicamentos contra la ansiedad, agregó.

Richard Tyler, un audiólogo y profesor en el departamento de ciencias de la comunicación y trastornos de la Universidad de Iowa, dijo que la mayoría de los seguros no cubren el tratamiento del tinnitus.

“Ciertamente es cierto que muchas personas que padecen tinnitus tienen problemas graves con los pensamientos y las emociones, la audición, el sueño y la concentración”, dijo Tyler. “Desafortunadamente, no hay reembolso en el campo del cuidado de la salud auditiva por el asesoramiento y la terapia de sonido. Este es un obstáculo importante”.

El informe se publicó en línea el 2 de mayo, 2019 en la revista JAMA Otolaryngology-Head & Neck Surgery .

Fuente: https://www.webmd.com – Imagen de lounis production en Pixabay