Envejecimiento, pérdida auditiva y tinnitus, Mini revisión

Artículos Estudios Investigaciones Noticias

Autora: Marine Raquel Diniz da Rosa, Departamento de Patología del Habla y Lenguaje y Audiología, Universidad Federal de Paraiba, Brasil. – Este artículo explora la aparición de tinnitus y pérdida de audición en los ancianos. Ambos son altamente prevalentes después de los 60 años. Destaca la relación entre la pérdida auditiva, el tinnitus y el envejecimiento. Y señala alguna posible forma de intervención.

Desde finales de siglo, el número de personas mayores en todo el mundo ha aumentado. Este crecimiento de la población probablemente se deba a la disminución de la tasa de natalidad, la mejora de las condiciones socioeconómicas de la vida y el progreso de la medicina moderna [1].

Sin embargo, el aumento de la longevidad no caracteriza la buena salud de la población. A medida que avanza la esperanza de vida, también hay un mayor número de enfermedades crónicas e incapacitantes, que deben controlarse adecuadamente, ya que pueden causar problemas para la calidad de vida de esta población. La disminución de la capacidad funcional de los órganos y tejidos es la característica principal del envejecimiento y conlleva un mayor riesgo de enfermedades degenerativas crónicas y la disminución del estado de los ancianos en la familia y en la sociedad.

Sin embargo, algunos cambios fisiológicos que ocurren con la edad avanzada solo se manifestarán a partir de la tercera edad. Por ejemplo, el oído humano alcanza la madurez alrededor de los 18-20 años y desde esta edad el órgano auditivo comienza a envejecer, ya sea por pérdida de células sensoriales, degeneración neurológica, exposición a agentes ototóxicos o ruido [3].

La pérdida auditiva en los ancianos, también conocida como presbiacusia, es una pérdida auditiva bilateral para sonidos de alta frecuencia. Las principales manifestaciones clínicas de la presbiacusia incluyen pérdida auditiva neurosensorial simétrica y de desarrollo lento, tinnitus agudo y trastornos del reconocimiento del habla [4].

En el caso de la presbiacusia, en general, los umbrales de audición aumentan significativamente entre los 70 y 80 años de edad y alcanzan otra etapa estable a niveles altos después de los 80 años, especialmente en frecuencias altas [5].

El tinnitus es una queja común definida como un sonido en la cabeza o los oídos que ocurre en ausencia de cualquier fuente acústica externa [6]. Puede ser causada por varias condiciones: otológicas, metabólicas, neurológicas, ortopédicas, cardiovasculares, farmacológicas, odontológicas y psicológicas, que a su vez pueden estar presentes concomitantemente en el mismo individuo [7].

Afecta aproximadamente al 15% de la población mundial. Puede ocurrir en cualquier etapa de la vida, pero la mayor prevalencia ocurre en los ancianos, probablemente debido al deterioro de los sistemas auditivo y vestibular [8,9]. El tinnitus es la segunda queja otorrinolaringológica más común en los ancianos [10], con tinnitus a menudo más perturbador que la pérdida de audición [11]. Aproximadamente el 33% de la población de edad avanzada está afectada por el tinnitus y del 15% al ​​25% de ellos presenta interferencia con la calidad de vida causada por este síntoma [12].

Tanto la pérdida auditiva como el tinnitus pueden desencadenar importantes problemas de comunicación, que a su vez conducen a dificultades en la adaptación social, ocupacional y familiar. Es muy común que las personas de edad avanzada informen que pueden escuchar pero no entender el habla. Algunos estudios han intentado identificar la relación entre edad, sexo, pérdida auditiva y tinnitus [13-15]; sin embargo, lo que no confirma que la molestia del tinnitus pueda explicarse por edad, sexo y pérdida auditiva.

La pérdida auditiva podría ser el factor más peligroso y, si es grave, la incidencia del tinnitus se hizo más alta. Entonces, el tinnitus en los ancianos puede ser el resultado de una combinación de factores. Por lo tanto, Es probable que se investiguen otros problemas, como problemas psicológicos o enfermedades subyacentes. Hasta la fecha, se sabe que existe una alta prevalencia de pérdida auditiva y tinnitus en los ancianos, y que estos tienen un alto impacto en la calidad de vida del paciente.

Convirtiéndose en un factor de gran repercusión negativa para esta población, dificultando el sueño, la vida social, la concentración en las actividades diarias y profesionales. El primer paso en la atención es investigar el historial del paciente. Una anamnesis detallada, que debe abordar, además de las preguntas sobre el tinnitus, las enfermedades asociadas, el estilo de vida del paciente, la dieta, la genética, la salud general y los efectos actuales de la enfermedad en la vida del paciente. Además de la anamnesis, el uso de cuestionarios es importante en la evaluación de individuos con tinnitus, ya que ayuda a confirmar la presencia de tinnitus y determina la gravedad de los síntomas [16,17].

El tratamiento puede basarse en la reducción directa de la gravedad o la eliminación del tinnitus, como trabajar con las emociones del paciente frente al tinnitus [18]. Otras terapias también conocidas son las técnicas de relajación, la terapia cognitivo-conductual (TCC), el asesoramiento psicológico, la terapia de sonido, incluidos los audífonos o los generadores de sonido, o una combinación de estos enfoques [19]. Hasta ahora, la TCC es la única evidencia científica para el tratamiento del tinnitus. Sin embargo, cuando el paciente tiene pérdida auditiva y tinnitus.

Conclusión

De esta manera, ni la pérdida auditiva ni el tinnitus deben descuidarse, es importante encontrar un mejor manejo e intervención que alivie los síntomas del tinnitus y la pérdida auditiva. Esto puede mejorar la calidad de vida de los ancianos

Referencias

  1. (2017) Organización de las Naciones Unidas-ONU.
  2. Papaléo Neto, Borgonovi (2002) Gerontologia: a vehículo eo envelhecimento em visão globalizada. São Paulo: Atheneu, pp. 124.
  3. Costa SS, Cruz OL (1997) Oliveira JA. Otorrinolaringologia. Porto Alegre: Artes Médicas, pp. 51.
  4. Mitchell P, Gopinath B, Wang JJ, Mc Mohan CM, Schneider J, et al. (2011) Incidencia de cinco años y progresión de la discapacidad auditiva en una población de edad avanzada. Ear Hear 32 (2): 251-257.
  5. Ji Fei, Lei Lei, Zhao Su Ping, Liu Ke Fang, Zhou Qi You, et al. (2011) Una investigación sobre la pérdida de audición entre pacientes de 50 años o más Journal of Otology 6 (1): 44-49.
  6. Baguley D, McFerran D, Hall D (2013) Tinnitus. Lancet 382 (9904): 1600- 1607.
  7. Lockwood AH, Salvi RJ, Burkard RF (2002) Tinnitus. N Engl J Med 347: 904-910.
  8. Ahmad N, Seidman M (2004) Tinnitus en adultos mayores: epidemiología, fisiopatología y opciones de tratamiento. Drogas y envejecimiento 21 (5): 297-305.
  9. Almeida LD, Mitre EI, Lemos L, Simões ECC (2005) Vestibulometria em indivíduos com zumbido e exames audiológicos normais. CEFAC 7 (3): 382-387.
  10. Lunedo SMC, Sass SMG, Gomes AB, Kanashiro K, Bortolon L (2008) Prevalência dos principals sintomas otorrinolaringológicos em uma população geriátrica ambulatorial. Arq Int Otorrinolaringol 12 (1): 95-98.
  11. Chang H, Chou P (2007) Presbiacusia entre los chinos mayores en Taipei: Taiwán: un estudio basado en la comunidad. Int J Audiol 46 (12): 738-745.
  12. Noroozian M, Jafari Z, Shahmiri E, Omidvar Sh, Zendehbad A, et al. (2017) Efecto de la edad, el género y la pérdida de audición en el grado de incomodidad debido al tinnitus. Neurociencia básica y clínica 8 (6): 435-442.
  13. Pinto PCL, Sánchez TG, Tomita S (2010) El impacto del género, la edad y la pérdida auditiva en la severidad del tinnitus. Revista Brasileña de Otorrinolaringología 76 (1): 18-24.
  14. Vanneste S, Joos K, De Ridder D (2012) Diferencias sexuales prefrontales basadas en córtex en la percepción del tinnitus: misma intensidad de tinnitus, misma angustia de tinnitus, diferente estado de ánimo. PLoS ONE 7 (2): 31182.
  15. Sánchez TG, Bento RF, Miniti A, Cârnara J (1997) Tinnitus: características y epidemiología: experiencia en el Hospital das Clínicas. Revista Brasileña de Otorrinolaringología 63 (3): 229-235.
  16. Urnau D, Tochetto TM (2011) Características do zumbido e da hiperacusia em indivíduos normo-ouvintes. Arq Int Otorrinolaringol 15 (4): 468-474.
  17. Berberian AP, Ribas A, Imlau D, Guarinello AC, Massi G, et al. (2016) Beneficio de usar la prótesis con generadores de sonido en individuos con tinnitus asociado con pérdida auditiva leve a moderadamente severa. International Tinnitus Journal 20 (2): 64-68.
  18. Heijneman KM, Kleine M, van Dijk P 2012) Un estudio cruzado aleatorizado de doble ciego de la terapia de sonido de cambio de fase para el tinnitus. Otorrinolaringología Cirugía de cabeza y cuello 147 (2): 308-315.
  19. Hoare DJ, Gander PE, Collins L, Smith S, Hall DA (2012) Gestión del tinnitus en inglés NHS departamentos de audiología: una evaluación de la práctica actual. J Eval Clin Pract 18 (2): 326-334.
  20. Leandro SF, Mancini PC (2016) Zumbido crônico em idosos: uma proposta de intervenção. Estud interdiscipl envelhec Porto Alegre 21 (3): 295-308.
  21. Araujo TM, Iório MC (2016) Efectos de la amplificación del sonido en la autopercepción del tinnitus y la pérdida auditiva en los ancianos. Braz J Otorhinolaryngol 82 (3): 289-296.

Vía: Lupine publishers – Foto de  John-Mark Smith en Unsplash


Comparte en.....