Nuevos biomarcadores ayudan a predecir la respuesta al tratamiento en un tumor cerebral común

Investigaciones

Linfocitos rodeados de glóbulos rojos, ilustración 3D Crédito de la imagen: Kateryna Kon / Shutterstock

Por Dr. Liji Thomas, MD16 de septiembre de 2019 – Muchos científicos han observado que existe un vínculo entre la inflamación o la respuesta inmune y la supervivencia del paciente. Una de esas posibles relaciones es la asociación de marcadores sanguíneos y el pronóstico en el tumor cerebral llamado meduloblastoma.


En el estudio actual , los investigadores encontraron una correlación positiva y negativa con una gran cantidad de moléculas de sangre, incluida la relación de neutrófilos a linfocitos, plaquetas a linfocitos y monocitos a linfocitos. Algunos de estos pudieron predecir un resultado bueno o malo, mientras que otros se limitaron solo a los tumores infantiles.

El meduloblastoma (MB) se encuentra entre los cánceres cerebrales más comunes en los niños y se asocia con un mal pronóstico, incluso con radioterapia y quimioterapia. Sin embargo, hay varios tonos de este cáncer, como sonic hedgehog (SHH), sin alas (WNT), Grupo 3 y Grupo 4. Estos difieren en los genes expresados, las mutaciones encontradas, sus características clínicas y resultados.

Sería útil decir hasta qué punto el tratamiento beneficiaría al paciente antes de embarcarse en estas terapias costosas y potencialmente tóxicas. El presente estudio tiene como objetivo explorar la posibilidad de utilizar biomarcadores para predecir el pronóstico en MB.

Los biomarcadores que usaron incluyeron aquellos asociados con un mal resultado en tumores sólidos, como preoperatorio:

  • relación de neutrófilos a linfocitos (NLR)
  • relación de plaquetas a linfocitos (PLR)
  • relación monocito-linfocito (MLR)
  • volumen medio de plaquetas (MPV)
  • ancho de distribución de plaquetas (PDW)
  • AGR (relación de albúmina a globulina) w

¿Cómo se realizó el estudio?

El estudio incluyó a 144 pacientes con MB, con el siguiente desglose: 30 pacientes con SHH, 25 WNT, 51 del grupo 3 y 38 del grupo 4 MB. El 80% de estos eran niños. El 65% de los pacientes eran hombres. El 76% tenía tumores en la línea media, mientras que el resto eran unilaterales. Todos los tumores fueron resecados, con resección total en 53%. El 80% recibió radioterapia postoperatoria, mientras que el 55% recibió quimioterapia después de la cirugía.

Los resultados

El estudio mostró que una NLR más alta era común en el grupo 3 MB, mientras que una PLR más alta era más común en el grupo 3 y el grupo 4 MB. En general, un alto NLR y PLR fue predictivo de un mal resultado. Otros factores desfavorables incluyeron un tumor en la línea media y radioterapia. La medida en que se pudo extirpar el tumor también jugó un papel clave en la determinación del pronóstico, confirmando los resultados de estudios previos.


Sin embargo, después de ajustar por diferentes subgrupos, los biomarcadores pronósticos más importantes fueron NLR y PLR en la infancia pero no en la MB adulta.

Individualmente, una NLR alta preoperatoriamente predijo un mal pronóstico en el Grupo 3, mientras que una NLR y PLR altas indicaron un mal resultado en el Grupo 4 MB. Se sabe que WNT MB está asociado con una mejor posibilidad de supervivencia que el Grupo 3 MB, y esto concuerda con la menor NLR en este grupo.

Otros factores como MLR y PDW no mostraron ningún valor para predecir el pronóstico.

¿Por qué son importantes?

Los investigadores especulan que un mayor número de neutrófilos podría mejorar la invasión y metástasis del MB debido al mayor daño oxidativo, que podría dañar el ADN y aumentar las posibilidades de mutaciones. Simultáneamente, los neutrófilos liberan citocinas como la interleucina-1 (IL-1), el factor de necrosis tumoral (TNF) y el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), que promueven el crecimiento y la diseminación del tumor.

Sin embargo, se pensaba que la presencia de linfocitos infiltrantes de tumores (TIL) era un signo de inmunidad antitumoral, y un número reducido de TIL significaba un peor pronóstico. Cuando el NLR era alto, por lo tanto, podría ser un signo de TIL reducido, y esto podría explicar el peor pronóstico.

Los receptores de plaquetas juegan un papel en el fomento de la metástasis tumoral y el crecimiento de los vasos sanguíneos para suplir la necesidad de nutrición del tumor. La activación plaquetaria también promueve la inflamación, que proporciona un microambiente ideal para el crecimiento tumoral, al causar recuentos altos de neutrófilos y plaquetas, y bajo recuento de linfocitos.

Si bien el estudio tiene limitaciones, sus hallazgos indican que los PLR y NLR preoperatorios podrían usarse para predecir el pronóstico en el grupo 3 y el grupo 4 MB.

El estudio se publica en la revista Scientific Reports .

Referencia del diario: La relación preoperatoria de neutrófilos a linfocitos y la proporción de plaquetas a linfocitos se asocian con el pronóstico del meduloblastoma del grupo 3 y del grupo 4. Ke Li, Wen-chao Duan, Hai-biao Zhao, Li Wang, Wei-wei Wang, Yun-bo Zhan, Tao Sun, Feng-jiang Zhang, Bin Yu, Ya-hui Bai, Yan-min Wang, Yu-chen Ji, Jin-qiao Zhou, Xian-zhi Liu, Zhi-feng Zhang y Zhen-yu Zhang. Informes científicos, volumen 9, número de artículo: 13239 (2019). https://doi.org/10.1038/s41598-019-49733-6. https://www.nature.com/articles/s41598-019-49733-6#Abs1

Vía: News-medical

También te puede interesar:

Comparte en.....