Cambios inducidos por el estrés en la frecuencia cardíaca pueden afectar la percepción auditiva

Artículos Investigaciones

Revisado por James Ives, M.Psych. (Editor) 7 de junio de 2019 – La pérdida repentina de audición se puede experimentar en situaciones altamente estresantes, que generalmente duran poco tiempo.

Investigadores de la Universidad Estatal de São Paulo (UNESP) en Brasil, colaborando con colegas de la Universidad Oxford Brookes en el Reino Unido, han informado sobre un descubrimiento que contribuye a una comprensión más profunda de este fenómeno.


Según un estudio realizado por el grupo publicado en Informes científicos , la actividad cerebral relacionada con la atención auditiva se mantiene al ritmo de la frecuencia cardíaca. Por lo tanto, los cambios en la frecuencia cardíaca inducidos por el estrés pueden perjudicar la percepción auditiva. Este hallazgo ofrece nuevas perspectivas para el tratamiento de los trastornos de atención y comunicación.

El estudio fue apoyado por la Fundación de Investigación de São Paulo – FAPESP. También participaron científicos brasileños afiliados a la Universidad de São Paulo (USP) y la Escuela de Medicina ABC (FMABC).

“Descubrimos que incluso niveles muy bajos de estrés pueden afectar la frecuencia cardíaca y perjudicar la atención auditiva “. – Vitor Engrácia Valenti –

Según Valenti, profesor en el campus de la UNESP en Marília e investigador principal del estudio, una investigación reciente ya había demostrado que la frecuencia cardíaca puede fluctuar en respuesta a la estimulación auditiva y que estas variaciones están controladas por el nervio vago.

“Sin embargo, la forma exacta en que los estímulos auditivos influyen en el control de la frecuencia cardíaca por parte del nervio vago fue poco conocida. Además, no estaba claro si el control de la frecuencia cardíaca interactuaba con la actividad cerebral cortical asociada con la atención auditiva en los humanos “. – Vitor Engrácia Valenti –

El nervio vago se extiende desde el tronco encefálico hasta el abdomen y es parte del sistema nervioso autónomo que controla los procesos corporales inconscientes, como el ritmo cardíaco, la respiración y la digestión. Un nervio vago hiperactivo puede resultar en una frecuencia cardíaca anormalmente baja.

Estudios previos con animales mostraron que la actividad vagal aumenta durante la estimulación auditiva relajante y aumenta la expresión de una proteína llamada c-Fos en la corteza auditiva. Estos hallazgos apuntaban a una asociación entre el procesamiento del sonido cortical y el sistema nervioso parasimpático, explicó Valenti.


Los investigadores se propusieron investigar estas interacciones por medio de un experimento con 49 mujeres en el que la regulación del ritmo cardíaco fue desafiada por una prueba de lenguaje ligeramente estresante. Se les pidió a los participantes que dijeran tantas palabras en portugués que comenzaran con ‘A’ como pudieran en 60 segundos, sin repeticiones ni inflexiones como el diminutivo.

El límite de tiempo se consideró necesario para evitar la interferencia en la actividad cerebral de los voluntarios ya sea por el sistema nervioso simpático, que regula las respuestas al estrés, como la aceleración de la frecuencia cardíaca a través de los efectos de la adrenalina, o la liberación de cortisol.

La frecuencia cardíaca y el procesamiento auditivo se midieron antes y después de la prueba de lenguaje. La integridad de la vía auditiva en el cerebro se verificó electrofisiológicamente mediante un procedimiento estándar llamado potencial evocado auditivo de larga latencia (P300).

La variabilidad de la frecuencia cardíaca es un indicador del control cardíaco autónomo en respuesta a diferentes niveles de estrés. La prueba P300 se utilizó en este estudio para analizar la atención auditiva a un estímulo sonoro mediante el monitoreo de la corteza prefrontal y la actividad de la corteza auditiva a través de electrodos colocados en la frente, el vértice craneal y los lóbulos de la oreja.

Los resultados de las pruebas mostraron que el estrés relativamente suave al que estaban sometidos los voluntarios fue suficiente para alterar su ritmo cardíaco y que esto sucedió en paralelo con una atenuación de su atención auditiva. Los análisis estadísticos, incluidas las correlaciones y los modelos de regresión lineal, indicaron una asociación débil pero significativa entre el control autónomo del corazón por el nervio vago y el procesamiento auditivo en el cerebro.

“Esto sugiere que la información auditiva se procesa menos bien en situaciones estresantes que en situaciones de calma”, dijo Valenti.

“Es posible que si respira más lentamente bajo el estrés, por ejemplo, el sistema nervioso parasimpático puede disminuir su ritmo cardíaco y mejorar su percepción auditiva“. Según Valenti, los hallazgos sugieren nuevas posibilidades para el tratamiento de pacientes con trastornos de la atención y la comunicación basados ​​en la activación del nervio vago mediante la estimulación eléctrica en la región auricular para controlar la frecuencia cardíaca.

Los estudios sobre niños autistas realizados por investigadores del Departamento de Fonoaudiología de Marília de UNESP han utilizado este método y han logrado resultados prometedores. “Los datos de estos estudios muestran una mejora significativa en los síntomas de los niños con autismo como resultado de este método de tratamiento”, dijo Valenti.

Fuente: https://www.news-medical.net – Fundación de Amparo en la Pesquisa del Estado de São Paulo – Referencia del diario: Valenti, VE et al . (2019) Interacción entre el procesamiento auditivo cortical y la regulación vagal de la frecuencia cardíaca en las tareas lingüísticas: un estudio aleatorizado, prospectivo, observacional, analítico y transversal. Informes científicos. – Imagen de Pexels en Pixabay 

Comparte en.....