Misofonia, Un complejo neurológico, psicológico y audiológico

Artículos Estudios Investigaciones

Por el Dr. Danesh, profesor del departamento de ciencias de la comunicación y trastornos y del departamento de ciencias biomédicas clínicas de la Facultad de Medicina Charles E. Schmidt de la Universidad Atlántica de Florida.

La misofonia es una condición recientemente descrita que todavía no se comprende completamente. Marsha Johnson, AuD, fue la primera en discutir informalmente la sensibilidad a sonidos específicos en grupos de apoyo en línea para pacientes con hiperacusia, y documentó alrededor de 500 casos de problemas similares de sensibilidad al sonido a fines de la década de 1990 (comunicación personal, 3 de diciembre, 2019).

Ella diseñó el término síndrome de sensibilidad al sonido selectivo (S4), que todavía se usa hoy para describir la misofonía. Más tarde, Margaret Jasterboff, PhD, y Pawel Jastreboff, PhD, acuñaron el término misofonia (que conservativamente significa aversión al sonido), y otros científicos como Tyler, et al., Se refieren esencialmente a la misma condición que la hiperacusia molesta.

La misofonia se considera intolerancia al sonido y hipersensibilidad a ciertos sonidos, lo que puede resultar en distracción y molestia que pueden limitar la capacidad de una persona para concentrarse, pensar y aprender. Algunos de los sonidos desencadenantes incluyen el chirrido de las encías, chasquear los labios, masticar o crujir alimentos, aclararse la garganta, olfatear la nariz, respirar, golpear y hacer clic.

La misofonia aún no se ha clasificado en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición (DSM-V); y desafortunadamente, la comunidad científica no ha alcanzado un consenso para clasificar esta condición como una enfermedad auditiva, psiquiátrica / psicológica o neurológica. Esta falta de reconocimiento no solo impide que los proveedores de atención médica clasifiquen oficialmente el trastorno, sino que también impide que las personas afectadas busquen ayuda.

Condiciones coexistentes

La misofonia puede asociarse con altos niveles de ansiedad y factores comórbidos, como el trastorno de estrés postraumático (TEPT), el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y la anorexia. La respuesta del meridiano sensorial autónomo (ASMR), generalmente desencadenada por estímulos auditivos y visuales, se ha asociado con niveles elevados de misofonía. ASMR se describe como una sensación de hormigueo relajante que comienza desde la cabeza y el cuello y se extiende por todo el cuerpo.

Aunque la sensibilidad al sonido y la hiperacusia se han investigado en el trastorno del espectro autista (TEA). La misofonia no se ha explorado en niños y adultos con TEA. La misofonia también puede causar dificultades académicas. Connie Porcaro, PhD, profesora universitaria, estaba preocupada por la conciencia de la misofonía entre sus pares en la comunidad académica.

En 2019, diseñó un estudio para ver cuánto sabían los instructores de la universidad sobre la misofonía y qué harían para acomodar a los estudiantes con esta condición en sus aulas. De los 686 participantes de la encuesta, solo el 18.4 por ciento informó que tenía conocimiento de la misofonía. Los instructores que sabían sobre esta condición indicaron que estarían dispuestos a proporcionar alojamiento en el aula para aquellos que sufren de misofonía.

Causas subyacentes y correlados neurales

Se han explorado los correlatos neurales de la misofonía, con áreas de interés que incluyen la vía auditiva no clásica, el sistema límbico y las cortezas auditivas. Kumar y sus colegas emplearon fMRI en individuos con misofonía mientras estaban expuestos a sonidos desencadenantes desagradables.

Los investigadores encontraron un aumento de las actividades neuronales en un área conocida como la corteza insular anterior (AIC). Aunque los hallazgos de este estudio han sido cuestionados por algunos investigadores, todavía se considera como una de las pruebas más sólidas de un origen neurológico de la misofonía.

Se cree que AIC, en general, es un jugador importante en la conciencia emocional, y uno simplemente puede esperar el aumento de las respuestas en esta área en individuos con misofonía cuando están expuestos a sonidos desencadenantes. Schröder y sus colegas proporcionaron evidencia adicional de una base neurobiológica para la misofonia. Estudiaron la respuesta del componente N1 de potenciales evocados auditivos tardíos a estímulos extraños en un grupo de sujetos con misofonía.

Sus hallazgos indicaron una amplitud reducida en N1 a estímulos extraños.

Llegaron a la conclusión de que un déficit neurobiológico en las personas con misofonía podría potencialmente perjudicar el procesamiento auditivo de los estímulos entrantes. 18 Otro estudio de fMRI ha mostrado algunas correlaciones entre la misofonía y el TOC. Los datos de fMRI han indicado que las personas con misofonía tienen comportamientos perfeccionistas y compulsivos. Estos hallazgos pueden respaldar la observación clínica de molestia en los sonidos de masticación en personas con misofonía.

Además, la genética puede desempeñar un papel en la misofonia. Aunque ninguna investigación sólida respalda una base genética de la misofonia, Sánchez y Silva de Brasil han informado de una familia con 15 miembros con misofonia y una posible herencia autosómica dominante. Como anécdota, algunos de nuestros pacientes han informado una mutación en el cromosoma 5 cuando verificaron su composición genética utilizando kits disponibles comercialmente. Curiosamente, un gen con el nombre de TENM2, que participa en el desarrollo del cerebro, tiene una ubicación citogénica en 5q34 (en el cromosoma 5, región 3 de brazo largo, banda 4).

Evaluación de misofonia

No se ha desarrollado un cuestionario estándar para la misofonia.

Durante la evaluación, generalmente se pide a los pacientes que completen un conjunto de encuestas, como el Cuestionario de Misofonia, que tiene tres subescalas: la Escala de síntomas de Misofonia, la Escala de emociones y comportamientos de Misofonia y la Escala de gravedad de misofonía.

Otra herramienta útil es la Escala de Misofonia de Amsterdam (A-MISO-S), que se usa ampliamente en muchas clínicas. No existen protocolos universalmente aceptados para la evaluación de la misofonía. Dozier, et al., Han propuesto un conjunto de criterios de diagnóstico para la misofonía que emplea una variedad de estímulos misofónicos, incluidas las modalidades auditivas y visuales.

Algunas clínicas pueden medir los niveles de incomodidad de volumen, particularmente si la misofonia está asociada con hiperacusia. Aazh y sus colegas describieron las medidas del nivel de sonoridad en un grupo de niños y adolescentes con tinnitus e hiperacusia, y notaron que los niveles de sonoridad incómodos (ULL) fueron al menos 20 dB más bajos a 8 kHz que a 250 Hz. Estos hallazgos también proporcionan información importante sobre la evaluación de los desencadenantes misofónicos, como el chirrido agudo, que algunos pacientes informan.

Protocolos y métodos de gestión

La misofonia se puede manejar a través de la terapia de reentrenamiento del tinnitus (TRT), la terapia cognitiva conductual (CBT), el entrenamiento de la compasión, la tolerancia a la angustia, la atención plena y el tratamiento basado en la aceptación, entre otros.

Las condiciones comórbidas como la depresión y la ansiedad podrían tratarse con antidepresivos y ansiolíticos. Brout y sus colegas recomendaron una vía de atención multidisciplinaria para desarrollar habilidades de afrontamiento a través de la TCC, la atención plena y el cambio de comportamiento.

En general, se entiende que la salud mental y los factores comórbidos como la ansiedad y la depresión pueden exacerbar las respuestas misofónicas. También se ha explorado la salud mental de los padres, y se ha demostrado que la efectividad del tratamiento para los trastornos de sensibilidad al sonido influye en el tratamiento de personas con antecedentes de enfermedad de salud mental de los padres.

TRT

TRT emplea un amplio asesoramiento y terapia de sonido. En un estudio realizado por Margaret y Pawel Jastreboff, en un número relativamente grande de pacientes con trastornos de tolerancia al sonido disminuidos, 152 de 184 pacientes con misofonía e hiperacusia y 139 de 167 pacientes con misofonía sola experimentaron mejoras después de la TRT.

En la práctica clínica de Ali Danesh, PhD, se demostró que el uso de generadores de sonido a nivel del oído con señales agradables, como música fractal de Zen u otros sonidos transmitidos a través de un teléfono inteligente a un dispositivo de audición Bluetooth, combinados con un amplio asesoramiento. en el manejo de aquellos con misofonia. Sin embargo, no hay datos sólidos basados ​​en evidencia disponibles para esta observación.

TCC

Dado que los modelos que describen la hiperacusia y el tinnitus tienen similitudes significativas con la misofonia, se puede suponer que los métodos utilizados para tratar el tinnitus y la hiperacusia también pueden ser efectivos para la misofonia.

Los protocolos basados ​​en evidencia y comprobados por la investigación para el tratamiento de la hiperacusia y el tinnitus apoyan la TCC. 33-35 El protocolo de TCC para la misofonía está diseñado para identificar pensamientos automáticos negativos (NAT) y examinar la validez y la verdad detrás de esos pensamientos negativos.

Después de algunas sesiones, los pacientes se dan cuenta de que la mayoría de los NAT, como la ira, el aislamiento, el miedo o las malas relaciones, son percepciones falsas. Aazh y sus colegas proporcionan un modelo de formulación de casos para un plan de TCC para controlar la misofonía.

Este modelo comienza con la exploración de las respuestas emocionales iniciales de los pacientes con misofonía, como la ira y la irritación, y sus quejas físicas, como el endurecimiento del estómago, sensaciones de hormigueo estático en la piel o dolor, cuando se exponen a sonidos desencadenantes.

Estas sensaciones físicas y reacciones emocionales iniciales para generar sonidos generan una serie de pensamientos negativos que conducen a más respuestas emocionales y físicas, que a su vez resultan en pensamientos evaluativos, generando así un círculo vicioso de pensamientos (Fig. 1). El modelo de intervención basado en la TCC para la misofonía tiene como objetivo romper este ciclo ayudando a los pacientes a examinar y explorar sus pensamientos negativos para que puedan procesarlos y modificarlos.

Aunque no existe una solución rápida o una píldora mágica para la misofonía, el uso de terapias de sonido, modificaciones de comportamiento y TCC parece ser prometedor. La investigación adicional podrá mostrar la efectividad de otros métodos de tratamiento, como los estímulos eléctricos y magnéticos, en la búsqueda del manejo de la misofonía.

Vía: Journals.lww – Foto de Vladimir Fedotov en Unsplash


Comparte en.....