Niños

La mala nutrición durante la primera infancia puede provocar pérdida auditiva

Artículos Estudios Investigaciones

La desnutrición en la primera infancia podría ser una causa subyacente de la pérdida de audición en la edad adulta. – Children photo created by freepik – www.freepik.com.

La falta de una nutrición adecuada puede afectar al desarrollo de las funciones del oído y aumentar la probabilidad de desarrollar problemas auditivos a largo plazo.

Es importante prestar atención a la nutrición desde los primeros años de vida para prevenir la pérdida auditiva y promover un desarrollo saludable.

La falta de nutrientes esenciales puede tener un impacto negativo en la salud auditiva y en otros aspectos del bienestar general, por lo que es fundamental garantizar una nutrición adecuada en todas las etapas de la vida.

Un reciente estudio estadounidense realizado en Nepal ha revelado que las personas que han sufrido desnutrición durante la edad preescolar tienen el doble de probabilidades de experimentar pérdida de audición en comparación con aquellos que recibieron una nutrición adecuada en la infancia.

Este hallazgo destaca la importancia de la nutrición temprana en el desarrollo y mantenimiento de una buena salud auditiva.

Es crucial que se preste atención a la nutrición en las primeras etapas de la vida para reducir el riesgo de problemas auditivos en la edad adulta.

Este estudio resalta la necesidad de políticas y programas que se centren en la mejora de la nutrición en la infancia para prevenir la pérdida de audición y promover la salud auditiva en general.

Retraso del crecimiento y malnutrición

Según un estudio realizado en Nepal, la desnutrición durante la infancia puede provocar afecciones que perjudican el desarrollo de los órganos auditivos, lo que aumenta el riesgo de pérdida auditiva.

El retraso del crecimiento y la malnutrición aguda son algunas de las afecciones que pueden afectar al desarrollo de las funciones auditivas y que se han relacionado con un mayor riesgo de pérdida de audición.

En el estudio, se encontró que aquellos participantes que habían experimentado retraso en el crecimiento tenían casi el doble de posibilidades de desarrollar pérdida auditiva.

Además, los participantes que habían sufrido malnutrición durante su infancia también tenían un mayor riesgo de pérdida de audición debido al daño que la desnutrición puede provocar en el desarrollo del oído interno.

Las infecciones en el oído también pueden contribuir a la pérdida de audición en personas que han sufrido desnutrición.

“Nuestros hallazgos deberían servir para resaltar que la pérdida de audición es una carga para la salud pública que se encuentra desatendida y que podría prevenirse con intervenciones nutricionales durante la primera infancia”, afirma Keith P. West, investigador principal del estudio y profesor de Salud Internacional de la Escuela Bloomberg en los EE. UU.

Información sobre el estudio

El estudio se llevó a cabo en Nepal entre los años 2006 y 2008. Se analizó la capacidad auditiva de más de 2.200 adultos jóvenes que habían participado en un ensayo sobre nutrición entre los años 1989 y 1991.

El estudio “Early childhood undernutrition increases risk of hearing loss in young adulthood in rural Nepal” (“La desnutrición durante la primera infancia aumenta el riesgo de pérdida de audición en los adultos jóvenes del Nepal rural”) se publicó en la revista especializada en nutrición clínica American Journal of Clinical Nutrition.

Vía: hear-it – Fuente: American Journal of Clinical Nutrition