¿Es el OTO-104, la nueva droga milagrosa para víctimas de Ménière ?

Artículos

Las víctimas de la enfermedad debilitante que afecta a uno de cada 2.000 personas podrían beneficiarse de un nuevo fármaco después de ensayos con éxito

Una víctima de vértigo de 61 años de edad, que pasaba hasta siete horas al día con vómitos, incapaz de siquiera levantar la cabeza, ha quedado libre de los síntomas durante 200 días después de someterse al tratamiento pionero.


Colin Breeze se sometió a una serie de inyecciones en el oído interno con un nuevo medicamento esteroide llamado OTO-104.

A partir de la primera inyección noté mejoras, todavía tenía tres ataques en los tres meses, pero que lo redujo de un ataque de una semana a un mes. A partir de mayo, cuando tuve mi segunda inyección, hubo una mejora inmediata y ahora soy capaz de volver a disfrutar de la vida “, manifestó Colin, quien sufre de enfermedad de Ménière.

Esta enfermedad afecta aproximadamente a uno de cada 2.000 personas en el Reino Unido y afecta al oído interno. Entre los famosos enfermos de Meniere se incluye al presentador de BBC Springwatch, Chris Packham. Esta enfermedad ocasiona vértigos, mareos y los enfermos también pueden experimentar tinnitus, pérdida de la audición, y una sensación de presión en el interior del oído.

Los médicos no saben qué causa la enfermedad y hasta este avance no eran capaces de tratar con eficacia.

Colin además sufría de tinnitus desde hacía dos años antes de desarrollar Ménière, y cuando se puso en contacto con su médico de cabecera ya que sus síntomas comenzaban a deteriorarse hacía 15 meses, el médico le confirma que tenía la enfermedad de Ménière y le manifiesta que era poco lo que podía hacer porque no existía ninguna cura aún para esta condición.

A medida que empeoraba progresivamente la condición, Colin y su esposa Christine se empezaron a desesperar.

Entonces en el mes de noviembre del año pasado Colin se había reunido con el consultor cirujano otorrinolaringólogo John Phillips, quien estaba probando el OTO-104 en el Norfolk y Norwich University Hospital, y fue ahí que John le invitó a participar en el experimento en el que se inyectaban en los oídos internos de los receptores de esteroides con una sustancia espesa que se disuelve lentamente durante un período de meses, lo que ayuda a aliviar los síntomas de la enfermedad.


El fármaco está todavía en su fase de prueba y aún no se confirma si esto definitivamente va a curar la enfermedad. Colin, del King Lynn, Norfolk, tuvo su primera inyección en febrero y seguirá recibiendo una cada tres meses hasta septiembre. Cuando el ensayo haya terminado, Colin va a volver para un chequeo el próximo año, donde se espera diga que la enfermedad ha desaparecido para siempre.

Colin comentó: “No puedo encontrar palabras para expresar lo agradecido que estoy que me dieran esta droga, porque mi vida no iba a ninguna parte. En un momento dado yo estaba teniendo ataques todas las semanas. “Cada ataque duraba entre tres y siete horas y ni siquiera podía levantar la cabeza. “Si usted me dijera que aquí hay un millón de libras, si consigue subir las escaleras o incluso en el sofá, no podría haberlo hecho, era absolutamente imposible.

“Es la cosa más debilitante que he experimentado en mi vida, la sensación era horrible. “Después de cada ataque estaba agotado y tenía que tener dos o tres días de baja para recuperarme. “Yo decía que esto era todo, y que iba a perder mi trabajo y mi vida, me había ajustado a aceptar que el resto de mi vida iba a ser una miseria”.

El Sr. Phillips comentó que la mayoría de las 18 personas en el mismo ensayo que esta Colin en el Hospital han respondido bien al tratamiento, y él no era en absoluto la excepción. Y agregó: “En realidad no podemos decir que es una cura milagrosa en el momento porque no hemos terminado las tres fase de la prueba por lo que no sabemos si la recuperación de Colin fue sólo por casualidad o si se había reducido gracias a la droga, pero los resultados son muy alentadores “.

El Sr. Phillips reveló que en otro estudio llevado a cabo en Estados Unidos por el desarrollador de la droga, Otonomy, se ha demostrado que puede ayudar a la mayoría de los pacientes, en comparación con las personas que recibieron un placebo.

Un estudio mucho más grande será lanzado en los EE.UU., Reino Unido y partes de Europa el próximo año para ver su eficacia. Colin manifestó: “No tengo palabras para agradecer a los médicos y enfermeras, ellos cambiaron mi vida. “La enfermedad habia hecho que mi vida se vuelva una miseria y espero que ahora otros enfermos puedan también tener acceso a esta droga y no tener que soportar más esta terrible enfermedad.”

Desde que fue “curado” Colin ha sido capaz de pasar más tiempo trabajando en la restauración de sus queridos coches clásicos y en apoyar a su hijo Carl piloto de carreras, de 35 años.

La enfermedad lleva el nombre del médico francés Prosper Ménière, que escribió un artículo sobre esta dolencia en 1861. De todos los enfermos de Ménière se estima que las personas que sufren de vértigo constituyen alrededor del 10 por ciento.

Todavía no se ha probado en personas que sufren mareos. El hospital mantiene sus reservas para empezar a llamarlo a la droga una cura, pero tienen la esperanza de que en los estudios futuros se pueda ratificar su eficacia.

Fuente: mirror.co.uk – 19/febrero/2016

Comparte en.....