Formas de transmisión del covid-19

El riesgo de transmisión de COVID-19 aumenta al caminar por pasillos

COVID 19 Investigaciones

Una nueva investigación ha encontrado que las personas infectadas con COVID-19 exhalan gotas de agua cargadas con el virus que pueden formar largos arroyos que se arrastran detrás de ellos cuando caminan por pasillos estrechos. Estos hallazgos tienen implicaciones significativas en las pautas vigentes para proteger a las personas de la transmisión aérea, según un artículo publicado por Sarah Moore, graduada en ciencias forense y revisado por la neurocientífica Emily Henderson, B.Sc.en el el portal web de medicina News-medical. Foto de freepik – www.freepik.es.

Los infectados con COVID-19 crean un rastro de gotitas infectadas

Un equipo de científicos de la Academia de Ciencias de China ha investigado cómo se dispersan las gotas en distintos entornos para comprender más sobre cómo se transmite COVID-19. Si bien los países de todo el mundo aplicaron algún tipo de restricciones de distanciamiento social durante la mayor parte del año, los científicos siguen investigando cómo se transmite el virus para controlar la pandemia, que aún registra cientos de miles de nuevos casos diariamente.

Publicado este mes en la revista Physics of Fluids, del Instituto Americano de Física, el artículo publicado por el equipo chino muestra cómo usaron simulaciones por computadora para predecir patrones de flujo de aire y dispersión de gotas en diferentes lugares. El equipo concluye cómo la forma y el tamaño del espacio influyen en estos patrones, refiere Emily.

Los hallazgos del estudio destacan que caminar rápidamente detrás de un adulto infectado en un pasillo estrecho es un escenario que aumenta el riesgo de transmisión, particularmente para los niños que están más cerca de la altura del rastro de gotitas cuando caen por el aire.

Las gotitas generadas por la tos de un individuo que camina se dispersan de manera diferente en un pasillo estrecho y en un espacio abierto. Crédito de la imagen: Xiaolei Yang
Pasillos estrechos especialmente peligrosos, especialmente para los niños

Investigadores anteriores habían desarrollado la técnica de estimulación utilizada en el estudio actual para investigar cómo objetos como acondicionadores de aire, barreras de vidrio, inodoros y ventanas impactan los patrones de flujo de aire y, en última instancia, cómo se transmite el virus a través del aire. Estos estudios anteriores se centraron en los patrones de flujo de aire en espacios interiores abiertos más grandes. Hasta ahora, los patrones de flujo de aire en espacios más reducidos no se habían estudiado con respecto a la transmisión de COVID-19.

El equipo, con sede en China, descubrió que cuando una persona tose mientras camina por un pasillo, introduce gotas de agua en el aire que forman un rastro, viajando alrededor del cuerpo de la persona como el agua se movería alrededor de una lancha rápida.

El equipo se refirió a este patrón de gotas de agua como una ” burbuja de recirculación”, que después forma un rastro que queda detrás de ellos mientras caminan, siguiéndolos aproximadamente a la altura de la cintura. Este rastro de gotitas, si es producido por una persona infectada con COVID-19, pone a quienes caminan detrás de la persona en mayor riesgo de contraer el virus.

A parte de esto, el equipo descubrió que “los patrones de flujo que encontramos están fuertemente relacionados con la forma del cuerpo humano”, continuó uno de los autores del artículo, Xiaolei Yang, “a 2 metros río abajo, la estela es casi insignificante a la altura de la boca y la altura de la pierna, pero aún es visible a la altura de la cintura”.

Tras determinar los patrones de flujo de aire, los investigadores pudieron modelar la dispersión de las gotas, siguiéndolas desde su origen en la boca. Descubrieron que la forma del medio ambiente tenía un efecto dramático en la dispersión de las gotas.

Concluyeron de que las gotas se dispersaron en uno de dos modos. El primer modo ve las gotas moverse desde la boca para flotar constantemente detrás de ellas, formando una burbuja de gotas que cuelgan muy por detrás de la persona. El segundo modo implica que las gotitas se adhieran estrechamente a la espalda de la persona, flotando detrás de ellas como una cola mientras se mueven.

“Para el modo separado, la concentración de gotas es mucho mayor que para el modo adjunto, cinco segundos después de una tos, esto representa un gran desafío para determinar una distancia social segura en lugares como un corredor muy estrecho, donde una persona puede inhalar gotas virales incluso si el paciente está muy por delante de él o ella “. – Yang –

El equipo concluyó que los niños tenían un riesgo particular de este tipo de transmisión, dado que en ambos modos, las gotas se mueven hasta el nivel de la boca para los niños. Los hallazgos de este estudio posiblemente serán invaluables para el desarrollo de pautas de distanciamiento social más efectivas, explica finalmente Emily en su artículo.

Vía: News-medical