Síntomas graves en curso en los sobrevivientes de COVID-19

Artículos Estudios Investigaciones Noticias


Por la Dra. Liji Thomas, MD – Imagen de Christo Anestev en Pixabay – La pandemia de COVID-19 ha infectado a más de 40 millones de personas en todo el mundo. A pesar de la alta mortalidad observada entre los pacientes hospitalizados, muchos han sobrevivido, aunque se sabe poco sobre los efectos a mediano y largo plazo de la enfermedad por COVID-19 después del alta.

Aunque predominantemente una enfermedad respiratoria, los datos emergentes sugieren que la lesión de múltiples órganos es común, particularmente en infecciones moderadas a graves. Un nuevo estudio publicado en el servidor preprint medRxiv * en octubre de 2020 describe las secuelas de la enfermedad en los meses posteriores a la recuperación.

Daño multiorgánico por COVID-19

El COVID-19 es principalmente una enfermedad respiratoria o neumónica, pero como llegan datos de todo el mundo, parecería que el virus afecta a múltiples órganos, más aún cuando la infección es grave o moderada. Los órganos más susceptibles parecen ser el cerebro, el corazón, el sistema gastrointestinal y los riñones.

Este extenso mecanismo de lesión podría ser una desregulación de la respuesta inmune mediada por virus, lo que lleva a una inflamación exuberante, lesión endotelial, anomalías de la coagulación y el daño resultante. Los resultados dependen de la extensión de la infección, la inflamación y el estado de salud individual previo a la infección.

Está surgiendo el vínculo entre la inflamación anormal y las secuelas crónicas de COVID-19. Algunos investigadores han demostrado que los pacientes convalecientes muestran inflamación pulmonar incluso meses después de la recuperación, lo que puede ser el caso de otros órganos.

Efectos sistémicos de COVID-19 y relación con la respuesta inflamatoria. A, B: Comparación de los parámetros de la prueba de esfuerzo cardiopulmonar (CPET) (VO2 máx. Y VE / VCO2) entre el control emparejado por comorbilidad y los supervivientes de COVID-19. C: Relación entre VE / VCO2 y recuento de glóbulos blancos en COVID-19. D, E: Comparación de la señal T2 * ponderada por susceptibilidad (tálamo izquierdo y derecho) y puntuaciones de MoCA entre el control y los supervivientes de COVID-19. F: Relación entre el volumen de hiperintensidad de la sustancia blanca periventricular (pWMH) y el recuento de glóbulos blancos en COVID-19. G, H: Comparación de T1 miocárdico nativo (ventrículo base y medio) entre supervivientes de control y COVID-19. I: Relación entre T1 nativa basal y proteína C reactiva (CRP). J, K: Comparación de T1 hepático y T1 hepático corregido con hierro entre los sobrevivientes de control y COVID-19. Se utilizó un algoritmo interno para calcular el T1 corregido con hierro, por lo que estos valores no se pueden comparar con el LiverMultiScan cT1. L: Relación entre la T1 hepática corregida con hierro y la PCR en COVID19. M, N: Comparación de T1 renal cortical promedio y diferenciación corticomedular en supervivientes de control y COVID-19. O: Relación entre T1 renal cortical promedio y PCR en COVID-19 (los valores p para las comparaciones provienen de las pruebas t de Student para todas las variables; el coeficiente de correlación de Spearman y los valores p se informan para las correlaciones, # significa que los valores p se derivaron de la comparación de variables que fueron gaussianizadas y desconfiguradas). Comparación de T1 renal cortical promedio y diferenciación corticomedular en los sobrevivientes de control y COVID-19. O: Relación entre T1 renal cortical promedio y PCR en COVID-19 (los valores p para las comparaciones provienen de las pruebas t de Student para todas las variables; el coeficiente de correlación de Spearman y los valores p se informan para las correlaciones, # significa que los valores p se derivaron de la comparación de variables que fueron gaussianizadas y desconfiguradas). Comparación de T1 renal cortical promedio y diferenciación corticomedular en los sobrevivientes de control y COVID-19. O: Relación entre T1 renal cortical promedio y PCR en COVID-19 (los valores p para las comparaciones provienen de las pruebas t de Student para todas las variables; el coeficiente de correlación de Spearman y los valores p se informan para las correlaciones, # significa que los valores p se derivaron de la comparación de variables que fueron gaussianizadas y desconfiguradas).

Comprender las secuelas de COVID-19

El presente estudio tiene como objetivo comprender cómo la capacidad de ejercicio, la función intelectual, la salud mental y la calidad de vida se ven afectadas por esta enfermedad. Evaluaron a las personas que habían sobrevivido a un episodio de COVID-19 de moderado a grave, dado de alta a los 2-3 meses del inicio de la enfermedad, inflamación persistente en múltiples órganos y el efecto en términos de resultados de salud reales.

El estudio incluyó a 58 pacientes COVID-19 dados de alta y 30 controles con el mismo perfil de comorbilidad. El estudio prospectivo buscó inflamación y daño de múltiples órganos mediante imágenes por resonancia magnética (IRM), prueba de caminata y otras escalas de evaluación.

Síntomas persistentes y signos de daño orgánico

Descubrieron que la disnea persistente estaba presente en dos tercios de los pacientes, con fatiga en más de la mitad de los pacientes. Las imágenes revelaron anomalías en los pulmones en el 60% de los pacientes, mientras que entre un cuarto y la mitad mostraron cambios en el corazón y los riñones, respectivamente. Solo una décima parte mostró lesión hepática.

La aptitud física se redujo notablemente, como lo demostró la reducción de la tolerancia al ejercicio y la distancia recorrida en 6 minutos.

Otros cambios observables incluyeron anomalías en varias partes del cerebro, mientras que el rendimiento cognitivo se vio afectado tanto en áreas ejecutivas como visuoespaciales. (10%) y riñones (29%) de los pacientes. El daño observado en múltiples órganos durante la convalecencia se correlacionó con los marcadores inflamatorios y con la gravedad de la enfermedad aguda, lo que ofrece este último valor pronóstico.

Más de un tercio de los pacientes informaron ansiedad y depresión de moderadas a severas, principalmente debido a su falta de aliento persistente mientras daban negativo al virus. En general, informaron una caída significativa en la calidad de vida que disfrutaban, en relación con los controles. Un gran porcentaje de este deterioro se debió a la pérdida de la condición física, la continua falta de aire y el cansancio, que impidieron que las actividades de la vida diaria se desarrollaran con normalidad.

La inflamación crónica posviral es la clave

El estudio llama la atención sobre las secuelas preocupantes a medio plazo de COVID-19 en los pacientes supervivientes. En una alta proporción, los pulmones y otros órganos muestran evidencia de anomalías en la resonancia magnética, quizás debido a la inflamación crónica en curso. Los hallazgos de anomalías en el parénquima pulmonar en muchos pacientes en la resonancia magnética coinciden con estudios anteriores, que revelan la presencia de inflamación persistente en el 71% de los supervivientes incluso tres meses después del alta.

Los primeros brotes de SARS fueron seguidos de manera similar por daño pulmonar permanente y deterioro de la función pulmonar en muchos sobrevivientes, durante meses y años después. Otros investigadores también han informado recientemente de la función pulmonar disminuida en hasta el 13% de los supervivientes.

Se acumulan pruebas de que el SARS-CoV-2 produce una alta carga viral y que los receptores ACE2 y TMPRSS2 se encuentran en niveles elevados en los pulmones, los riñones, el corazón y el cerebro. Estos son necesarios para la entrada viral en las células huésped y la replicación viral, lo que indica el tropismo de este virus por órganos distintos del pulmón.

A pesar de la presencia de síntomas neurológicos en la mitad de los pacientes de este estudio, la resonancia magnética no mostró una lesión cerebral grave en la mayoría de los casos. Esto podría deberse a una lesión microvascular, como lo demuestra la presencia de calcificación y los productos de la degradación sanguínea. Esto podría explicar la tendencia de estas imágenes a mostrar un aumento de las hiperintensidades de la sustancia blanca y la mayor incidencia de accidente cerebrovascular entre estos pacientes.

Implicaciones y direcciones futuras

El aumento de la coagulabilidad de la sangre y la inflamación crónica del tejido nervioso bien podrían conducir a daño cerebral secundario al daño vascular en estos pacientes. Esta podría ser la razón por la que también experimentan un deterioro cognitivo en el ámbito ejecutivo, lo que refleja principalmente un deterioro de la función ejecutiva. Estos hallazgos deberían desencadenar futuras investigaciones sobre el vínculo entre el deterioro cognitivo y COVID-19.

Hasta un tercio de los pacientes con COVID-19 que requieren hospitalización tienen una lesión miocárdica aguda, lo que predice un mayor riesgo de muerte. La resonancia magnética cardíaca es útil en esta situación. Anteriormente, esta modalidad ha demostrado que hasta el 60% de los pacientes presentan inflamación significativa de los tejidos cardíacos durante la convalecencia, y un tercio de este subgrupo tuvo que ser ingresado en el hospital.

En el estudio actual, solo una cuarta parte de los pacientes mostró la presencia de inflamación cardíaca, correlacionada con los marcadores séricos inflamatorios. Esto puede requerir más trabajo sobre la comparabilidad de diferentes estudios que utilizan diferentes rangos de referencia y métodos y tienen diferentes cohortes de pacientes.

La lesión hepática en los sobrevivientes de COVID-19 también podría deberse a hiperinflamación, anomalías del metabolismo hepático debido a hipoxia, trombosis venosa y los efectos de los fármacos utilizados en el tratamiento de la infección. Los colangiocitos también pueden ser susceptibles de infección directa, ya que los receptores ACE2 están presentes en estas células. Más de una décima parte de los pacientes convalecientes tienen biomarcadores hepáticos persistentemente altos a los 2-3 meses, y el 10% tiene marcadores fibroinflamatorios, lo que se correlaciona con los hallazgos de la resonancia magnética hasta cierto punto.

El daño renal parece deberse a una inflamación renal prolongada y acompañada de pérdida de la diferenciación corticomedular. Este patrón no es exclusivo de COVID-19, ya que se observa con otras lesiones posinflamatorias de los glomérulos.

Los investigadores concluyen que la reacción inflamatoria crónica es responsable de la evidencia de una lesión persistente en múltiples órganos, y esto no se debe a la aparición de una enfermedad crítica sino a la inmunopatología de la infección.

Concluyen: ” Los esfuerzos adicionales para comprender el papel de los mecanismos inmunopatológicos específicos que subyacen a este proceso inflamatorio, y las estrategias para detenerlos, podrían ser importantes para limitar los efectos perjudiciales a largo plazo del COVID-19 en los órganos vitales “.

Aproximadamente un tercio de los pacientes interrumpieron su fisioterapia debido a la fatiga y la mialgia, lo que indica la posible aparición de atrofia muscular. Se sabe que esto acompaña a una enfermedad grave, que induce un estado catabólico. Por lo tanto, esto podría contribuir significativamente al efecto de desacondicionamiento observado en los convalecientes, junto con el daño pulmonar.

Se necesitarán más estudios para comprender cómo se relaciona la lesión psicológica con la inflamación sistémica o neurológica posterior al COVID-19. Sin embargo, está claro que se necesitará atención multidisciplinaria para ayudar a los sobrevivientes a recuperar una mejor calidad de vida y buena salud después del alta.

Los investigadores resumen: ” Este es el primer estudio exploratorio que lleva a cabo una evaluación integral de múltiples órganos vitales, salud mental, cognitiva y física en pacientes con COVID-19 después del alta hospitalaria. Estos hallazgos subrayan la necesidad de una mayor escala investigaciones “.

*Noticia importante

medRxiv publica informes científicos preliminares que no son revisados ​​por pares y, por lo tanto, no deben considerarse concluyentes, guiar la práctica clínica / comportamiento relacionado con la salud o tratarse como información establecida.

Referencia de la revista: Raman, B. y col. (2020). Efectos a mediano plazo de la infección por SARS-Cov-2 en múltiples órganos vitales, capacidad de ejercicio, cognición, calidad de vida y salud mental, después del alta hospitalaria.  preimpresión medRxiv . doi: https://doi.org/10.1101/2020.10.15.20205054 . https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.10.15.20205054v1

Vía: News-medical