Así se trata el tinnitus en el Centro de acúfenos KLF de Freudenstadt, Alemania

Artículos Terapias

Por Giuseppe Schillaci – En la foto el director gerente de KLF, Matthias Meier (desde la izquierda), el equipo del centro de acúfenos Anette Niethammer, Stefan Löhr y Joachim Schulte, presentarán las terapias. Foto: Schillaci.

El tinnitus es un fenómeno generalizado. Según el Hospital del Distrito de Freudenstadt de Alemania, alrededor del 25 por ciento de la población experimenta ruidos en sus oídos al menos temporalmente. El Centro de Acúfenos de Freudenstadt, del estado de Baden-Wurtemberg de Alemania, trata a personas que sufren de acúfenos crónicos.

El centro de tinnitus en Freudenstadt ha estado tratando a sus pacientes durante 17 años, explica Joachim Löhr, médico principal de la clínica de psiquiatría, psicoterapia y psicosomática, y director del centro de tinnitus, en una conferencia de prensa.

Solo los afectados con tinnitus crónico reciben tratamiento allí durante un período de 15 meses. Si el zumbido en el oído dura más de tres meses, entonces, según Löhr, se habla de tinnitus crónico. Alrededor del 78 por ciento de los afectados que son tratados en el centro de acúfenos escuchan ruidos como pitidos, silbidos, chillidos o zumbidos.

Pacientes de 55 años en promedio

La edad media de los pacientes es de 55 años. Según las propias proyecciones del médico principal, el número de personas que padecen tinnitus crónico es 445 en la ciudad de Freudenstadt y alrededor de 2000 en todo el distrito. “Pero estos no son resultados de estudios”, enfatiza.

Pero, ¿de dónde viene el tinnitus?

Löhr explica que muchas de las pérdidas están relacionadas con la edad y el trabajo. Muchos de los afectados tenían que ver con construcciones metálicas y mucho ruido.

El tinnitus en sí es un “ruido extremadamente silencioso”, dijo Löhr. En promedio, el volumen es de once decibeles. “Como dejar caer un trozo de papel”.

Un factor no despreciable es el estrés. La relación entre el tinnitus y el estrés aún no está clara, dice Löhr. No sabe si el estrés es la causa o el efecto del ruido en el oído. Los síntomas secundarios incluyen depresión, ansiedad y dificultad para concentrarse y dormir.

El centro intenta reducir los niveles de estrés a través de varios enfoques. Joachim Schulte, psicólogo jefe de la clínica, se ocupa actualmente de los afectados en cuatro grupos de seis con terapia conductual. El estrés y los pensamientos negativos harían que el tinnitus, que en realidad es muy silencioso, parezca subjetivamente mucho más fuerte, más angustioso y amenazador.

Mayor tasa de abandono

Los afectados deben aprender a reemplazar los pensamientos negativos por pensamientos constructivos. Además del enfoque psicológico, también existe la terapia de atención plena. La psicóloga Anette Niethammer intenta relajarse con ejercicios de meditación. Löhr asocia el hecho de que hay una mayor tasa de abandono del 24,8 por ciento durante el curso de la terapia con el largo período de 15 meses. “Esa es la desventaja del programa”. La ventaja, a su vez, es que el apoyo diario se crea a largo plazo.

Para poder participar en la oferta terapéutica del centro de acúfenos, el interesado debe someterse a un examen preliminar médico general y otorrinolaringológico, explica Löhr. Solo entonces hay una discusión preliminar y una posible inclusión en el modelo de terapia.

Vía: Schwarzwaelder-bote