Genes del oído interno ofrecen pistas sobre la restauración de la audición y el equilibrio

Investigaciones

Un descubrimiento que rodea dos genes importantes para el desarrollo del oído interno podría traer más cerca el día en que podamos revertir la pérdida de la audición y el equilibrio que resulta de la destrucción de las células ciliadas.

Nuestro oído interno contiene células ciliadas que son importantes para la audición y el equilibrio.Por desgracia, como en todos los mamíferos, una de sus características es que se alcanza el número total de células ciliadas antes de ni siquiera haber nacido. A partir de entonces, el ruido fuerte, traumatismos, infecciones y el envejecimiento hacen estragos, hasta que la pérdida de células ciliadas perjudica la audición y el equilibrio.

Pero un nuevo estudio con ratones en la Universidad Rockefeller de Nueva York, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, podría ayudar a los investigadores a buscar nuevas maneras de regenerar las células ciliadas y restaurar la pérdida de la audición y el equilibrio.

El estudio se llevó a cabo en el laboratorio de neurociencia sensorial en el Rockefeller, que está encabezado por el autor principal y profesor A. James Hudspeth, investigador del Instituto Médico Howard Hughes. El trabajo de laboratorio se llevó a cabo por el primer autor Dr. Ksenia Gnedeva, investigador postdoctoral. Mediante el examen en los ratones antes y después del nacimiento, el Dr. Gnedeva ha descubierto dos genes que podrían cambiar en el proceso de generación de las células ciliadas.

Cambio de genes dirigidos a nuevas células ciliadas en utrículos maduros.

El Dr. Gnedeva comenzó mediante la búsqueda de cambios en la expresión génica en una estructura del oído interno llamado el utrículo, un pequeño saco o un órgano en forma de bolsa que se llena de células ciliadas y detecta movimientos.


Con el tiempo se vio que dos genes, que son altamente activos antes del nacimiento, se convierten en silencio después del nacimiento, y esta dramática reducción en la actividad coincide con un alto grado en el desarrollo de las células ciliadas en utrículos de los ratones.

El código de dos genes para los factores de transcripción SOX4 y SOX11, proteínas que ayudan a dar forma al destino de las células precursoras en sus tipos de células finales mediante la regulación de la actividad de otros genes. En una investigación, el Dr. Gnedeva encontró que cuando ambos genes se apagan en los ratones en desarrollo, todo en el oído interno, no sólo el utrículo, se ha desarrollado de manera anormal.

Y cuando le tocó el turno a los genes en ratones de edad avanzada con las células ciliadas de maduración total, se encontró con que llevó a la regeneración de nuevas células ciliadas dentro de los utrículos plenamente desarrollados. El Dr. Gnedeva está estudiando los mecanismos moleculares que activan las proteínas y lo que sucede después. El explica lo que esperan encontrar:

Nuestro objetivo final es encontrar un modo que nos permita restaurar las células ciliadas en el futuro. Parece posible que estas proteínas, o tal vez otros pasos en la misma vía, podrían ser objetivos potenciales.”


Más del 90% de la pérdida de audición se produce cuando se destruyen, o bien células ciliadas, o células del nervio auditivo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor de 36 millones de adultos estadounidenses reportan algún grado de pérdida auditiva.

Los científicos de los Institutos Nacionales de Salud también están a punto de hacer importantes descubrimientos sobre las células ciliadas y pérdida de la audición. Un área clave de su investigación reciente es la generación de un mapa genético del desarrollo de las células del oído interno.

Fuente: medicalpress.es, 24/nov./2015

Comparte en.....