¿Cómo te afecta la Enfermedad de Ménière?

Artículos Estudios Investigaciones

Los síntomas varían entre las personas y con el tiempo. Los principales problemas son ataques impredecibles de vértigo con náuseas y vómitos. Los ataques pueden durar desde unos minutos hasta 24 horas. También puede haber tinnitus, pérdida auditiva y sensación de plenitud en el oído afectado.

Los períodos de remisión entre ataques pueden variar de días a meses o incluso años; convirtiendo a Ménière en una enfermedad impredecible y angustiante. A medida que avanza, el vértigo puede ser menos severo; sin embargo, puede haber períodos de desequilibrio, lo que aumenta la angustia. En las etapas posteriores, el tinnitus es más prominente y se desarrolla una pérdida auditiva fluctuante.

Hay un daño permanente en el órgano de equilibrio y los problemas de equilibrio importantes son comunes. Por lo general, solo se ve afectado un oído, pero hasta el 50% de los pacientes pueden desarrollar la afección en ambos oídos.

Etapa uno (temprana): ataques impredecibles de vértigo

La característica principal son los ataques intermitentes de vértigo que pueden durar desde unos minutos hasta horas. Durante el ataque hay una cantidad variable de pérdida auditiva junto con una sensación de plenitud en el oído afectado.

Algunas personas pueden experimentar tinnitus o un aumento en el tinnitus en el oído afectado. La plenitud en el oído y el tinnitus pueden preceder a los ataques de vértigo, pero a menudo ocurren sin previo aviso. Entre los ataques, la audición y la sensación en el oído vuelven a la normalidad. Hay períodos de remisión entre los ataques, que varían en cada persona, lo que hace que la enfermedad de Ménière sea una enfermedad impredecible y angustiante.


Etapa dos (intermedia): ataques de vértigo; tinnitus; pérdida de la audición

Los ataques de vértigo continúan con remisiones variables, sin embargo, pueden ser menos graves. Después o tal vez antes del ataque, la persona puede experimentar un período de desequilibrio y vértigo inducido por el movimiento. La pérdida auditiva permanente se desarrolla y continúa fluctuando con los ataques de vértigo. El tinnitus se vuelve más prominente, a menudo fluctuando o aumentando con los ataques.

Etapa tres (tardía): pérdida de audición; dificultades de equilibrio; tinnitus

En las etapas posteriores, la pérdida auditiva aumenta y, a menudo, los ataques de vértigo disminuyen o se detienen. La pérdida de audición puede ser grave y la distorsión, la incomodidad del volumen y el reclutamiento pueden ser un problema. Hay un daño permanente en el órgano de equilibrio en el oído y son frecuentes los problemas de equilibrio general, especialmente en la oscuridad.


Vía: meniere sandme

Comparte en.....