¿Qué es el Síndrome Aerotóxico?

Artículos

El Sídrome Aerotóxico es el nombre dado a una enfermedad causada por los efectos a largo plazo del aire contaminado que se respira en la cabina del avión. El término se introdujo en 1999.

¿Por qué se contamina el aire en el avión?

Para poder tener un ambiente confortable y la suficiente presión de aire en la cabina del avión de forma que se pueda respirar a las alturas a las que los aviones vuelan normalmente, se requiere determinada cantidad de aire comprimido (warm compressed air). Este aire se origina en los motores y por tanto está en contacto con piezas en movimiento que tienen que estar lubricadas.

Hay varios (seals) en los motores que están diseñados para mantener el aceite lubricante separado del aire. Debido a la naturaleza de estos (seals) su efectividad no es del cien por cien, con lo cual cierta cantidad del aceite pasará al aire, también son objeto de desgaste y como cualquier componente mecánico pueden fallar.

Si una cantidad grande de aceite se mezcla con el aire comprimido y calentado el resultado será la entrada de humo en la cabina del avión, a esto se le denomina “fume event”, en la entrada de aire de la cabina del avión no hay filtros que eviten esto.

¿Cada cuánto tiempo sucede un “fume event”?

Las estadísticas gubernamentales sugieren que uno de cada 2.000 vuelos sufre un “fume event” . Pero se sospecha que este problema, en lugar de denunciarlo se evita sacarlo a la luz, debido a la ignorancia o a la presión comercial a los pilotos y al personal de mantenimiento.

Tambien la definción de “fume event” y la distinción entre humo, vapor (fume), calina o “odours” algunas veces no es clara.

¿Se puede saber con certeza si el aire en la cabina del avión está contaminado?

En la cabina del avión se puede ver una calina ligeramente azulada o se puede detectar por el olor, descripciones tales como olor a calcetines sudorosos, o a perro mojado, a vómito, o a aceite azucarado, han sido usadas para describirlo. Los niveles de contaminación existentes pueden no ser perceptibles.

¿Por qué el humo o vapor formado (fume) es tan tóxico?

Para soportar el extremado ambiente de los motores de un avión se necesita el uso de un aceite sintético complejo, que contiene ingredientes tóxicos, incluyendo el tricresil fosfato el cual es añadido como agente antidesgaste, éste es un organofosforado y es conocido por sus propiedades neurotóxicas. Sin duda los organofosforados se usan en la producción de “nerve agents”.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden ser agudos y durar un período de tiempo corto o crónicos.Pueden presentarse cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fatiga, sintiéndose agotamiento incluso después de haber dormido
  • Visión borrosa
  • Temblores
  • Pérdida del equilibrio y vértigo
  • Convulsiones repentinas seizures
  • Pérdida de conciencia
  • Fallo de la memoria
  • Dolor de cabeza
  • Tinnitus
  • Mareo, light-headedness
  • Confusión , problemas de conocimiento
  • Sensación de intoxicación
  • Náusea
  • Diarrea
  • Irritación en los ojos
  • Vómitos
  • Tós
  • Dificultad para respirar
  • Tirantez en el pecho
  • Fallo respiratorio con requerimiento de oxígeno
  • Incremento del rítmo cardíaco y palpitaciones
  • Irritación en los ojos, nariz y cavidades respiratorias superiores

Mientras que el Síndrome Aerotóxico no se reconozca oficialmente muchos profesionales de la medicina no estarán al tanto de la enfermedad, por lo tanto, a los pacientes que lo sufren, los médicos les diagnostícan enfermedades tales como desórdenes psicológicos o psicosomáticos ( se le dice al paciente que es todo psicológico), o se les diagnostíca el síndrome de fatíga crónica (CFS), o Sensibilidad Química Múltiple (MCS), infecciones virales raras, desorden del sueño, depresión, estrés o ansiedad.

Aunque algunos de los trastornos nombrados son síntomas del Síndrome Aerotóxico, el diagnóstico de éstos por si mismos no ayuda mucho ya que de lo que se trata es de definirlos como raiz causante de dicho síndrome.

¿Se puede tratar el Síndrome Aerotóxico?

En casos suaves los efectos son reversibles y se llegan a curar, pero si los síntomas son más severos pueden causar daño neurológico, lo que lleva más tiempo para recuperarse, o se puede causar daño permanente. No hay una cura mágica, pero podemos sugerir especialístas que podrían ayudar o estratégias para ayudar a la recuperación.

El primer paso es reconocer el problema y evitar o limitar la exposición o contacto con estas toxínas en la medida de lo posible.

¿Puede afectar a cualquiera?

Primariamente las toxínas afectan al sistema nervioso central. No es fácil predecir cómo va a afectar el aire contaminante en la cabina del avión a cada uno individualmente debido a las diferencias genéticas de cada persona.

El cuerpo de una persona determinada puede tener menos éxito que otro a la hora de desintoxicarse o también verse afectado por respirar dichas toxínas en un solo vuelo, mientras que otros pueden permanecer inmunes después de volar durante años y de haber estado expuestos a la inhalación involuntaria de estos gases cuando se ha producido un “fume event” grave en la cabina del avión.

Los síntomas pueden durar poco tiempo o permanecer a largo plazo, pero las repetidas exposiciones pueden hacer que los síntomas se vuelvan más severos y duren más, convirtiéndose en crónicos. Tras una emanación de estos gases (fume event) quizás la persona afectada no muestra los síntomas en un primer momento, pero pasados unos días después del vuelo surge el malestar y la persona comienza a sentirse enferma.

¿Cuánto tiempo hace que se conoce este problema?

El primer caso totalmente documentado fue el del navegador del Hércules C-130 que tras respirar el aire contaminante en la cabina de los pilotos quedó incapacitado para volar. Las propiedades neurotóxicas de los organofosforados se conocen desde antes de la Segunda Guerra Mundial.

¿Existe una solución?

El 787 Dreamliner de Boeing es la respuesta obvia, ya que elimina la posibilidad de contaminación del aire de la cabina por aceite del motor. en lugar de aire desde el motor (bleed air), el aire de la cabina es suministrado por compresores eléctricos.

En los aviones actuales con aire del motor (bleed air), la calidad del aire de la cabina podría mejorarse, y reducirse el riesgo de contaminación por aceite de motor, con estas soluciones, que podrían ser fáciles y relativamente baratas de aplicar.

Instalación de filtros para el aire del motor (bleed air). Una fórmula de aceite menos tóxica. La compañía francesa NCO ya tiene un aceite adecuado disponible, aprobado para su uso en la mayoría de compañías aéreas. Detectores de aire contaminado en los suministradores del aire del motor (bleed air).

¿Reconoce la indústria de la aviación este problema?

Varios gobiernos y autoridades reguladoras han puesto en marcha una investigación, pero hasta el momento no han sido capaces de demostrar de una forma decisiva la conexión entre el aire contaminante en la cabina del avión y los problemas de salud crónicos, aunque hay estudios independientes que muestran una clara evidencia en dicha conexión.

Los beneficios, conflíctos de intereses y el control inefectivo que se hace por parte del gobierno y las autoridades reguladoras, hacen que la industria aérea en su conjunto se niegue a aceptar este problema tan serio.

Fuente: web.archive.org


Comparte en.....