Revelaciones Impactantes sobre el Uso de Auriculares de Botón

Artículos

Se puede llegar a perder hasta un 90% de las fibras nerviosas de la cóclea debido al uso frecuente de auriculares de botón, según revela una investigación realizada por el Laboratorio Eaton Peabody de la Escuela de Medicina de Harvard, Estados Unidos. – (Imagen de Freepik.)

Incluso con un volumen moderado, estos auriculares pueden causar un daño permanente en la capacidad auditiva, como señala un artículo originalmente publicado en el sitio web especializado en audición, pérdida de audición y tinnitus hear-it.org.

Según los hallazgos, aunque las células ciliadas del oído interno pueden mantenerse saludables, la capacidad auditiva puede disminuir considerablemente debido a daños en la sinapsis o impulso nervioso neuronal. En otras palabras, se puede experimentar una «pérdida de audición oculta», un fenómeno que ha sido pasivamente investigado durante décadas.

El proceso auditivo, desde la transmisión de las ondas sonoras a través del oído medio hasta la estimulación de las células ciliadas en la cóclea, es crucial para la audición. El órgano de Corti, ubicado en la cóclea, convierte el movimiento físico de las células ciliadas en impulsos eléctricos que llegan al cerebro.

Es en esta etapa del proceso donde los auriculares de botón demuestran ser perjudiciales, generando ondas sonoras dañinas directamente en la cóclea, incluso a volúmenes moderados.

El daño a los nervios auditivos provocado por los auriculares de botón es irreversible, y hasta el momento no hay un tratamiento para reparar los daños en los nervios cocleares. Por lo tanto, se destaca la importancia de ser cauteloso en su uso, según Charles Liberman, director del Laboratorio Eaton Peabody y líder del estudio.

Para mitigar el riesgo de discapacidad auditiva, se aconseja optar por el uso de cascos en lugar de auriculares de botón. Los cascos proporcionan un sonido más natural y reducen la entrada directa del sonido al oído interno.

Además, se enfatiza la regla de oro «60 x 60»: no subir el volumen más allá del 60 por ciento ni escuchar durante más de 60 minutos para preservar la salud auditiva.