Disparidades Étnicas en Colocación de Tubos en los Oídos en Niños con Infecciones

Artículos Investigaciones

Niños de ascendencia asiática, hispana y afrodescendientes menos propensos a consultar otorrinolaringólogos y a recibir tubos en los oídos para infecciones recurrentes, según investigación en la reunión anual de ANESTESIOLOGÍA en USA.. – Foto captura de pantalla.

La inserción de tubos en los oídos, también conocida como timpanostomía, es el procedimiento ambulatorio más frecuente en niños de los Estados Unidos.

Estos tubos tienen la función de reducir las infecciones del oído al permitir la ventilación del oído medio y el drenaje del líquido acumulado.

Para llevar a cabo este procedimiento, se requiere una referencia a un especialista en otorrinolaringología. Sin un tratamiento adecuado, las infecciones del oído pueden resultar en pérdida de audición y retrasos en el desarrollo del habla.

«Por primera vez, nuestro estudio encontró que existen diferencias significativas en la tasa de visitas al consultorio de otorrinolaringólogo para niños con infecciones de oído, según la raza y el origen étnico. Probablemente existan múltiples razones por las cuales varía la tasa de visitas al consultorio de otorrinolaringólogo para estos niños. Por ejemplo, es posible que les hayan remitido a un otorrinolaringólogo, pero sus padres decidieron no ir porque no siguieron los consejos de su médico por falta de confianza, barreras idiomáticas o falta de información. También es posible que no hayan podido asistir a la cita por problemas laborales o de transporte. Todos estos factores pueden contribuir a las disparidades en la atención sanitaria». – Yu Shi, MD, MPH., autor principal del estudio y profesor asistente de anestesiología en Mayo Clinic, Rochester, Minnesota. –

Los investigadores examinaron a una muestra de 187,776 niños utilizando una base de datos de reclamaciones de pacientes con seguro privado en un plan de salud importante de los Estados Unidos.

Estos niños habían experimentado tres o más infecciones de oído en un período de seis meses o presentaban acumulación de líquido en el oído durante más de tres meses. Según las directrices médicas estándar para el tratamiento de las infecciones del oído, todos cumplían con los requisitos para ser remitidos a un otorrinolaringólogo.

De manera global, solo el 45.3% de los niños, lo que equivale a 85,175, fueron evaluados por un otorrinolaringólogo. De estos, 69,269 eran de ascendencia blanca, 7,384 eran hispanos, 5,513 eran de raza negra y 3,009 eran asiáticos.

Los niños blancos tenían la tasa más alta de consultas a un otorrinolaringólogo (46.7%). Le seguían los niños negros, con una tasa ligeramente menor (45.4%), luego los niños hispanos (40.4%), y finalmente, los niños asiáticos tenían la tasa más baja (33.9%).

Comparados con los niños blancos, los niños asiáticos tenían un 30% menos de probabilidades, los niños hispanos un 16% menos y los niños negros un 7% menos de probabilidad de acudir a consultas con un otorrinolaringólogo después de haber sido diagnosticados con infecciones de oído que podrían beneficiarse de la inserción de tubos en los oídos.

De los niños que fueron evaluados por un otorrinolaringólogo, un total de 52,265 niños se sometieron a la colocación de tubos en los oídos. De estos, 43,462 eran de ascendencia blanca, 3,971 eran hispanos, 3,365 eran de raza negra y 1,467 eran asiáticos.

Sin embargo, se observó que los niños asiáticos tenían un 26% menos de probabilidad, los niños hispanos un 17% menos y los niños negros un 7% menos de probabilidad de que se les colocaran tubos en los oídos en comparación con los niños blancos.

El Dr. Shi destacó: «Las disparidades raciales y étnicas claramente juegan un papel en la decisión de colocar tubos en los oídos. Nuestro estudio sugiere que los pacientes de origen asiático, hispano y afrodescendientes pueden requerir un mayor apoyo en el proceso de toma de decisiones con respecto a la cirugía. Se necesita más investigación para comprender mejor los factores subyacentes que contribuyen a este acceso desigual».

Fuente: Sociedad Americana de Anestesiólogos – Vía: news-medical.net