Estudios sugieren que el coronavirus podría causar pérdida auditiva y dañar las células ciliadas de la cóclea

Artículos Estudios Investigaciones Noticias

Esta no es la primera vez que el coronavirus ha demostrado afectar los oídos. Un reciente estudio, publicado en la revista JAMA Otolaryngology , sugiere que el virus SARS-CoV-2 fue aislado de los oídos (particularmente del oído medio y del hueso mastoideo) de dos pacientes con COVID-19 fallecidos.

El estudio sugirió que se debe realizar una prueba COVID-19 antes de una cirugía de oído para la seguridad de los profesionales de la salud. También señaló que puede haber muchos factores que afectan la colonización viral del oído en un huésped y se necesitan más estudios para comprender los efectos de COVID-19 en los oídos.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el virus ha demostrado afectar los oídos.

Hipoacusia en pacientes con COVID-19

En un artículo, publicado en el American Journal of Otolaryngology en abril, se señaló que una vieja paciente de COVID-19 en Tailandia informó de una pérdida auditiva que no mejoró incluso después de recuperarse de la infección. El estudio sugirió que pudo deberse al efecto del virus en el tronco encefálico.

Este fue el primer caso de pérdida auditiva reportado en un paciente con COVID-19. Más tarde, un grupo de investigadores explicaron cómo el virus puede dañar el cerebro y causar pérdida de audición en el artículo, Comentario sobre “Pérdida auditiva y COVID-19: una nota”.

Según el artículo, el virus puede viajar al cerebro a través de las células sanguíneas. Nuestro cerebro tiene muchos receptores ACE2, la proteína de la superficie celular que el SARS-CoV-2 usa para ingresar a las células sanas. El lóbulo temporal (presente a ambos lados de la cabeza) del cerebro, que controla la audición, también tiene muchos receptores ACE2. Cuando el virus afecta esta área, libera citocinas, lo que a su vez daña los centros auditivos del cerebro.

Otro estudio, realizado en 20 pacientes confirmados pero asintomáticos de COVID-19, indicó que el virus daña las células ciliadas en la cóclea. La cóclea es un hueso en espiral dentro del oído que ayuda a escuchar. El hueso es hueco por dentro y tiene pelos diminutos. Estos pelos convierten las vibraciones del sonido en señales eléctricas que se envían al cerebro para su interpretación.

En Turquía, una paciente de 38 años con COVID-19 presentado con otitis media (infección del oído) sin ningún otro síntoma clásico de la enfermedad. La mujer no había sido diagnosticada previamente con tinnitus (zumbidos en los oídos) o dolor de oído (dos de los síntomas de otitis media) y no tenía ninguna comorbilidad. Al realizar un estudio de audiometría, también se descubrió que tenía algo de pérdida auditiva.

Un estudio realizado en Iran mencionó una serie de pacientes con COVID-19 con pérdida auditiva de inicio agudo después de contraer la enfermedad.

Efectos secundarios de medicamentos o daños causados ​​por el virus.

Un estudio hecho en la Universidad de Ferrara, Italia, sugirió que la mayoría de los medicamentos utilizados para el tratamiento del coronavirus, incluida la hidroxicloroquina, la cloroquina, el remdesivir, la azitromicina, el favipiravir y el lopinavir, tienen efectos tóxicos en los oídos (ototóxicos).

La ototoxicidad puede provocar problemas como desequilibrio, pérdida auditiva y tinnitus. Según este estudio, los efectos pueden ser reversibles o irreversibles y ocurrir después de semanas de uso regular.

El estudio de Irán mencionó que varios medicamentos utilizados para el tratamiento de la enfermedad por coronavirus tienen posibles efectos secundarios ototóxicos. Sin embargo, la mayoría de los pacientes en este estudio no tenían antecedentes de uso de ningún medicamento ototóxico.

Se ha indicado previamente que varias enfermedades virales pueden conducir a una pérdida auditiva leve a severa. Estos incluyen virus como infección por citomegalovirus, rubéola, sarampión, VIH y virus del herpes simple y más. La pérdida auditiva causada por una infección viral puede incluso ser congénita (desde el nacimiento) y puede afectar uno o ambos oídos.

En la mayoría de los casos, la pérdida de audición es causada por daños en los nervios auditivos o el oído interno y la inflamación. Sin embargo, una coinfección con un hongo o bacteria también puede conducir a la pérdida de audición en pacientes con una enfermedad viral.

De cualquier manera, se necesitan más estudios para comprender cómo el virus afecta el oído y qué causa exactamente la pérdida auditiva en pacientes con COVID-19.

Vía: Firstpost


Comparte en.....