Cómo estimular tu sistema inmunológico para combatir el coronavirus

Cómo estimular tu sistema inmunológico para combatir el coronavirus

Alimentación Artículos Coronavirus COVID 19 Estudios Investigaciones Noticias

A medida que el mundo lucha con la pandemia de coronavirus, cada vez más personas intentan protegerse contra el virus por todos los medios posibles. Estimular el sistema inmunitario a través de la dieta, el ejercicio regular y el sueño son medidas sensatas, según refiere este artículo escrito por la Dra. Liji Thomas y publicado originalmente por la página de información médica NEWS MEDICAL lifes sciences, en su portal web oficial news-medical.net. – Foto creado por lifeforstock – www.freepik.com.

Es esencial darse cuenta de que un buen sistema inmunitario no necesariamente va a mantener el virus fuera de nuestros cuerpos. Sin embargo, puede reducir la gravedad. El mayor problema aquí es proteger a los vulnerables, y en eso se centran los expertos en salud pública. Sus recomendaciones incluyen lavarse las manos a menudo y bien, practicar el distanciamiento social y usar tejidos y codos para contener los estornudos y la tos, lo que podría propagar los virus por transmisión de gotas.

Afrontar enemigos conocidos

Las afecciones médicas que ya están afectando a muchas personas mayores como diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas y enfermedades pulmonares predisponen a las personas mayores a complicaciones más graves después de cualquier infección. Como resultado, las personas con afecciones de salud preexistentes deberían tratar de controlarlas. La vacuna contra la gripe es probablemente una buena idea en esta situación, ya que no es probable que los pulmones ya estresados ​​por el virus de la gripe puedan superar un episodio adicional de COVID-19.

Buena comida, tripa sana

Un buen lugar para comenzar es la dieta, ya que según los expertos en salud, el 80% del sistema inmunitario del cuerpo está en el intestino. Un intestino sano proporcionará un mayor nivel de resistencia. La dieta mediterránea es una opción saludable, con énfasis en frutas y verduras frescas, granos integrales, pescado graso, nueces y aceite de oliva. La dieta proporciona grandes cantidades de vitaminas, incluidas las vitaminas A, B2, B6 y B12, C, D y E.

La dieta mediterránea proporciona grandes cantidades de vitaminas, incluidas las vitaminas A, B2, B6 y B12, C, D y E. Crédito de la imagen: Liliya Kandrashevich / Shutterstock

También proporciona zinc, hierro, selenio y otros minerales y antioxidantes derivados de plantas. Finalmente, proporciona grasas saludables del aceite de pescado. Estudios recientes sugieren que los adultos mayores con una dieta de estilo mediterráneo que también tomaron un suplemento de vitamina D de 400 UI diarias tenían niveles algo más altos de células T después de un año, lo que indica un efecto de refuerzo para la inmunidad.

Las carnes procesadas y fritas son un «no-no», mientras que la carne debería ser limitada. Los alimentos integrales siempre son preferibles, y también se recomienda una dosis saludable de alimentos fermentados, como chucrut, yogur y kéfir, según la cultura local. La fibra y las lentejas también son alimentos para comer para un microbioma intestinal saludable.

El microbioma de la piel también es esencial y puede alentarse a mantenerse sano evitando que se arrugue con radiación ultravioleta, usando jabones suaves y productos químicos fuertes en perfumes, humectantes y lociones.

Antiestrés

En estos tiempos difíciles, los niveles de estrés son más altos que nunca, por múltiples razones. El estrés predispone a la infección, como muchos estudios han demostrado. El estrés está relacionado con una mayor producción de citocinas que desencadenan inflamación en el cuerpo. En segundo lugar, bajo estrés, las personas prestan menos atención a hábitos saludables como dormir lo suficiente y comer alimentos saludables, lo que tiene un efecto en cascada sobre la inmunidad.

Por lo tanto, los adultos mayores también deben incorporar rutinas para aliviar el estrés en sus vidas, como yoga, meditación, ejercicio diario y otras técnicas de relajación. Las rutinas de ejercicio deben establecerse a largo plazo para mejorar la aptitud cardiovascular, sin importar cuán lento, débil o fuera de forma esté el individuo. Esta práctica no solo reduce la cantidad de infecciones sino que promueve una recuperación más rápida. El aumento de la circulación moviliza las células inmunes en hibernación en varias partes del cuerpo, lo que aumenta las defensas inmunes.

Si bien una bebida ocasional puede estar bien, no es aconsejable fumar, beber o tomar drogas para lidiar con la ansiedad y el miedo. Por lo general, afectan la función inmune en el nivel epitelial crítico, la capa de células que recubre la superficie de todos los órganos internos y proporciona una defensa de primera línea contra los invasores.

Las líneas telefónicas de soporte están disponibles donde las personas pueden hablar con otros y discutir sus sentimientos en esta situación, encontrar nuevos puntos de vista y hacer nuevos amigos, ¡desde la distancia!

Y si las actualizaciones de noticias sobre COVID-19 alteran su equilibrio, programe una sola hora del día para ponerse al día con las noticias y mantenerse alejado de ellas en otros momentos. Y verifique solo sitios confiables.

Consigue tu sueño reparado

El sueño es uno de los analgésicos más potentes conocidos por el hombre. Da tiempo para que todo el cuerpo, incluido el cerebro ocupado, se reinicie y vuelva a poner las cosas en orden. Si hay falta de sueño, aumentan las hormonas del estrés como el cortisol, para mantener el cuerpo cansado despierto y alerta. Esto, sin embargo, desvía la energía del sistema inmune.

Los estudios muestran niveles más bajos de células T en las personas con falta de sueño crónica, y las personas con menos de 6 horas de sueño por noche pueden tener hasta 4 veces más resfriados que las que tienen siete o más horas.

Los teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles no solo mantienen a las personas despiertas hasta altas horas de la noche, sino que la luz azul que emiten también es perjudicial para la salud a largo plazo. Es mejor apagar dichos dispositivos y establecer una rutina de sueño profundo para aliviar la ansiedad y fortalecer la inmunidad.

Complementando su inmunidad

Otra buena estrategia es mejorar selectivamente los nutrientes que pueden faltar en su clima o su comida. La vitamina D, por ejemplo, es probable que sea baja en personas que viven en climas del norte con menos luz solar. Para niveles normales, se sugiere un suplemento diario de aproximadamente 600 a 800 UI de vitamina D, pero con niveles más bajos, se recomienda una consulta médica. Dado que esta es una vitamina liposoluble, debe tomarse con alimentos grasos para maximizar la absorción.

Una pizca saludable de hierbas como ajo, jengibre, romero, orégano y cúrcuma también introducirá compuestos antiinflamatorios naturales, que también ayudan a defenderse de los virus respiratorios.

Fuentes:
Levine, H. (2020). 5 formas de estimular su sistema inmunológico. https://www.aarp.org/health/healthy-living/info-2020/coronavirus-anxiety.html
Abc.net.au. (2020). ¿Puede estimular su sistema inmunológico para ayudar a combatir el coronavirus? https://www.abc.net.au/news/health/2020-03-25/can-you-boost-your-immune-system-to-help-fight-coronavirus/12085036
Healthdirect.gov.au. (2020) ¿Puede impulsar su sistema inmunológico contra el coronavirus (COVID-19)? https://www.healthdirect.gov.au/blog/can-you-boost-your-immune-system-against-the-coronavirus-covid-19
Theguardian.com. (2020). Cómo estimular su sistema inmunológico para evitar los resfriados y el coronavirus https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2020/mar/08/how-to-boost-your-immune-system-to-avoid-colds-and-coronavirus
Parker-Pope, T. (2020). ¿Puedo estimular mi sistema inmunológico? https://www.nytimes.com/2020/03/10/well/live/can-i-boost-my-immune-system.html

Vía: News-medical